La realización de actividades significativas es en la residencia de Mallén muy importante para las personas que aquí conviven. Cuando realizamos actividades que nos gustan, motivan, entretienen y que guardan un significado para nosotros tenemos pensamientos más positivos y el tiempo pasa rápido.

En nuestro centro pretendemos, no sólo tener diversidad de actividades socioculturales, sino poner a la persona en el centro de la atención y que cada uno tenga la posibilidad de escoger cómo quiere vivir.

Siendo fieles a nuestra forma de entender los cuidados de larga duración en instituciones, en la asamblea de actividades de septiembre, decidimos que, aunque las fiestas populares estuviesen canceladas, las íbamos a celebrar.

Comenzamos y finalizamos con un buen menú. Gracias a las cocineras de la residencia, Pilar y Claudia, en nuestro centro se come de lujo, y tanto el día del Santo Cristo de la Columna como el día del Puy degustamos un repertorio de platos más que especiales.

También nos pusimos los típicos pañuelicos, con los que nos hicimos fotos. Una mañana el grupo formado por Chus Pardo y sus alumnos acudió a cantar a la puerta de la residencia, hubo mucho ambiente, incluso bailamos y cantamos.

Otro día Lorenzo, párroco de Mallén, acudió a celebrar la Eucaristía, vimos vaquillas en nuestra sala de cine y tomamos un rico vermú. Y no podíamos celebrar las fiestas sin acudir de paseo hasta la Ermita de la Virgen del Puy.

Esperamos recuperar la normalidad, tener la casa repleta de gente, quitarnos las mascarillas, pero hasta que ese momento llegue, pensamos seguir disfrutando de lo cotidiano.

Os invitamos a que nos sigáis a través de nuestro perfil de Facebook, donde podéis encontrarnos como Residencia San Sebastián, Mallén.

*Sofía Coscolluela, directora