La escuela no puede permanecer al margen de la sociedad y del ambiente que la rodea. Por ello, cuando en Villanueva de Huerva todo se impregna del movimiento de la vendimia y el olor de la uva fermentada se extiende por los alrededores de la cooperativa, el colegio del municipio aprovecha desde hace muchos años para desarrollar una actividad escolar relacionada con este recurso tan importante en la economía local y comarcal.

La experiencia, fiel reflejo de la realidad, se inicia con la recogida de la uva y una visita a la cooperativa, integrada en Grandes Vinos y Viñedos, para terminar con el producto elaborado, vino que los alumnos no prueban pero que pasa a engrosar la colección de vinos de la escuela.

El estrujado de la uva es la tarea de mayor éxito del todo el proceso. Los más pequeños lo hacen con sus manos o pisando al modo tradicional, mientras que los mayores utilizan la prensa para obtener el mosto. Este curso elaboran tinto y rosado porque las uvas para blanco se vendimiaron muy pronto.

Los alumnos verán las burbujas ascender en la fermentación lenta, después realizarán el trasiego y filtrado, el embotellado, la colocación de la cápsula y el proceso de etiquetado.

Pero ésta no es una actividad estrictamente manual sino que intervienen todas las materias escolares. De hecho se realizan problemas de matemáticas con el peso, el volumen obtenido y el grado alcohólico; de lengua con redacciones y recopilación de vocabulario local y, por supuesto, artísticas con dibujos y diseño por ordenador de las etiquetas de las botellas.

J. L. RAMO