El presidente del la comarca, Fernando Peligero, mantuvo el pasado 25 de septiembre una reunión con el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, para estudiar la puesta en marcha de medidas eficaces que ponga fin a los robos que se vienen sucediendo en los pueblos del Campo de Cariñena durante los últimos meses. Solamente durante el mes de agosto hubo más de 10 denuncias por hurtos en la zona.

Fernando Peligero afirmó que "los puestos de Guardia Civil que quedan vacantes en Muel y Cariñena se completarán y, además , se reforzará la vigilancia e investigación con agentes de Policía Nacional".

Con estas medidas se espera que los robos de todo tipo de material y productos agrícolas, desde transformadores eléctricos hasta mangueras, gasóleo, cabezas de ganado, herramientas o material informático se reduzcan, ya que, a las grandes pérdidas económicas que suponen, hay que añadir el daño moral y el miedo que está originando en las zonas rurales.

Las empresas manifestaron su preocupación y exigían una reunión urgente con el delegado en Aragón para poner fin a la situación de "indefensión". Pero no sólo las empresas se ven afectadas por los robos, también ganaderos y agricultores exigen que sus propiedades tengan mayor vigilancia porque, según afirman, "los agricultores tenemos que salir por la noche al campo para vigilar nuestras posesiones, pero esto no es una solución eficaz, pedimos mayor seguridad".

RAQUEL SERRANO