El 24 de noviembre, tuvo lugar la última andada del proyecto Una marcha, un mes, un pueblo en su octava edición que, en esta ocasión, finalizó en la localidad de Muel.

De esta forma, tras las marchas de Encinacorba, Longares y Aguarón, la última caminata del año transcurrió por un recorrido de 16 km que hicieron las delicias de los asistentes. El ayuntamiento de la localidad volvió a deleitar a los andarines con un almuerzo para reponer fuerzas a mitad de trayecto, y al finalizar la andada, los asistentes que lo desearon pudieron disfrutar de un excelente plato de migas.

Un año más se pone fin a este proyecto, con el objetivo cumplido de hacer posible que las personas que se apuntan a estas andadas puedan disfrutar de unas jornadas senderistas por todos y cada uno de los municipios de la comarca, disfrutando de sus vistas, paisajes, gentes y gastronomía.

El año que viene tocará la 9 ª edición, con más ganas y más fuerza que nunca. La organización propondrá una serie de caminatas, que se esperas que superen los más de 800 andarines de este año. Por ganas no será, hasta el año que viene andarines. T