La Diputación Provincial de Zaragoza acondicionará la carretera que une Paniza y Aladrén (CV-700). El proyecto fue aprobado por unanimidad en el pleno celebrado el miércoles 10 de noviembre, saldrá próximamente a información pública y posteriormente se sacará a concurso.

La CV-700 tiene una longitud total de 11,3 kilómetros con un ancho de vía de cuatro metros, insuficiente como para que dos vehículos se crucen sin dificultad, además de tener un trazado en planta inadecuado con cambios de rasante, lo que complica la visibilidad en varios puntos, y de presentar varios tramos con el firme deformado.

Este proyecto, que cuenta con un presupuesto de licitación de 1,8 millones de euros, contempla el acondicionamiento del tramo de 5,8 kilómetros que discurre entre el final de la travesía de Paniza y el principio de la de Aladrén.

Los trabajos a realizar en el trazado consistirán en la ampliación de la calzada actual hasta alcanzar los siete metros de anchura, el refuerzo del firme, mejoras en el drenaje transversal y la colocación de nueva señalización horizontal y vertical.