«Con más rasmia». Así comunicaba el Ayuntamiento de Biscarrués el regreso de la semana cultural de la localidad, tras dos años de parón obligado por culpa de la pandemia del coronavirus. La vuelta de un evento de estas características siempre es una buena noticia y más cuando lo hace con una gran variedad de actos, dirigidos para todos los públicos.

La semana cultural comenzó el lunes 23 de mayo con la presentación del libro Aragón ante la Historia. El aragonesismo de Gaspar Torrente. A la charla sobre el ejemplar asistió Miguel Martínez Tomey, autor de la obra y uno de los principales expertos en la historia de Aragón. Una interesante conferencia que sirvió para que los asistentes conociesen más la historia de la comunidad autónoma a través de un personaje tan importante como Gaspar Torrente.

La segunda de las actividades animó a los asistentes a explorar su mente y mejorar su relación con uno mismo, algo fundamental para mantener una correcta salud mental. La profesora Julia Araguás, que ejerce sus funciones en la Hoya de Huesca, enseñó a su público una serie de actividades para conseguir una mente activa y ser capaces de crear nuevas ideas, procesos importantes para que cada uno consiga sus propios éxitos de forma continuada.

El miércoles, el técnico de Cáritas Huesca Serafín Ventura impartió la charla Apostando por el mundo rural, una defensa de la importancia que tienen los pequeños municipios en la sociedad y, sobre todo, en una comunidad como Aragón. Al finalizar la ponencia se vendieron productos de comercio justo, aquel que tiene como objetivo llevar un sueldo digno a los productores.

salud y literatura

Las jornadas continuaron el jueves 26 con un nuevo taller práctico, esta vez impartido por la licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Marta Agreda.

La monitora se reunió con los mayores de la localidad para impartir una interesante conferencia sobre la importancia del movimiento y del ejercicio físico en todas las etapas de la vida de las personas. Agreda llevó a cabo una interesante reflexión sobre el estilo de vida contemporáneo, en el que cada vez somos más sedentarios. Este problema se agrava con el paso del tiempo.

El viernes 27 vuelve la literatura a copar la parte central de la programación, con una nueva presentación de una novedad literaria. Guardaros del frío, de José Damián Dieste, recopila algunos de los refranes y dichos más habituales sobre el clima y las precipitaciones en el Alto Aragón. Un volumen perfecto para recuperar algunas frases hechas olvidadas y acercarse de nuevo a la forma de hablar de los antepasados.

El plato fuerte de la semana cultural llega el sábado 28. El día lo abre una charla sobre plantas medicinales, parte del paseo que los vecinos hacen desde Biscarrués hasta Erés. Le sigue la presentación de Los personajes que me habitan, a cargo de la ilustradora aragonesa Rosa Mai. El colofón llega a las 20.00 horas con una merienda popular, a cargo de dos platos tan típicos de la gastronomía aragonesa como melocotón con vino y tortas.

El cierre de la semana cultural no podía ser mejor. Un viaje hasta La Rioja para visitar los municipios de Azagra y Arnedillo. La excursión incluye la visita al museo de calzados, un rato de tiempo libre en las pozas y recorrer la iglesia de ambos pueblos. Además, esta jornada tan especial se completa con una comida de hermandad, bingo tras la misma y baile para completar el día.

La comida, parte central del viaje, tiene como menú un plato de alubias con complementos, consomé, ensaladas y pimientos. El bacalao a la riojana pone la puntilla a una comida que se cierra con tarta, helados y champán. El precio de la visita es de 44 euros para los miembros de la asociación cultural, y de 50 euros para aquellos vecinos que quieran asistir pero no sean socios.