La lengua aragonesa y la música de raíz fueron los protagonistas de la última cita de la decimoctava edición de la Muestra de Artes Cosecha de invierno en la que el Taller de Ronda de la Hoya y la ruta a los mallos en aragonés fueron grandes atractivos.

El último fin de semana de la decimoctava edición de la Muestra de Artes Cosecha de invierno, que organiza la Comarca Hoya de Huesca|Plana de Uesca, estaba dedicada, con el apoyo del Gobierno de Aragón, a través de su Dirección General de Política Lingüística, a la lengua aragonesa.

La tarde del sábado arrancaba con un paseo musical por las calles de Murillo de Gállego a cargo del Taller de Ronda de la Hoya, una iniciativa para el disfrute de músicos amateurs que, a lo largo de todo el curso, se han reunido en distintas localidades de la comarca para desarrollar sus habilidades interpretativas a partir de piezas del cancionero aragonés. Percusiones variadas, acordeón, clarinete, gaita de boto o saxofón fueron rondando la localidad acompañados por alrededor de cincuenta personas y agasajados con comida en todas sus paradas.

El domingo arrancaba en la Era Patía de Agüero a las 10.00 horas con una visita guiada al entorno natural de los mallos a cargo del profesor Ramón Campo Novillas. En aragonés y con un alarde de amenidad, quince personas conocían cuestiones de geología, flora, fauna o toponimia, con la misma sonoridad y palabras que continúan vivas en esta localidad de la Plana, conocida y reconocida por el apego a las tradiciones y su afán de conservación de sus señas de identidad.

A su regreso, a las 13.00 horas se ponía en marcha el último concierto de esta edición de Cosecha de invierno. El dúo Ixeya, formado en 2019 por Eli López y Myriam Carbonel, de la localidad zaragozana de Santa Engracia, y que en poco tiempo se han hecho un hueco en el panorama musical aragonés, participando en los principales festivales de la comunidad.

Con esta actuación se clausuraba esta especial edición primavera de la Muestra de Artes Cosecha de invierno con el deseo de que sea el broche también a las especiales condiciones de exhibición marcadas por la crisis sanitaria causada por la pandemia y con la voluntad de que la programación de este veterano programa cultural de la Comarca Hoya de Huesca pueda regresar a su apuesta por la desestacionalización de la oferta artística en el mundo rural durante el último mes del invierno.

Esta edición ha dado la voz a los que se cargaron de palabras durante el confinamiento y que han querido salir a las plazas a contarlas. Se ha puesto de manifiesto la vitalidad, calidad y variedad de la que la música aragonesa puede hacer gala en el género de la canción de autor. Durante esta edición han compartido programación algunas de las voces más consagradas y referentes de las cantautoras de Aragón, con las nuevas que se irrumpen con potencia, ofreciendo una riqueza de estilos y propuestas que, en muchos casos, han supuesto un agradable descubrimiento para el público de la Hoya de Huesca.