Huesca contará con un nuevo Plan de Infancia y Juventud (Planij) que recogerá, organizará y planificará las necesidades que afectan a estos colectivos y las acciones que se llevan a cabo desde las diferentes áreas del ayuntamiento para dar respuesta a las mismas.

El concejal de Derechos Sociales, Arturo Biarge, incidió en la presentación de la iniciativa en la importancia de este plan porque «será totalmente transversal ya que nos dirigimos a una parte de población cuyo bienestar debe ser garantizado por todas las áreas municipales. Cualquier decisión que se toma, de forma directa o indirecta, tiene consecuencias en la vida de los niños, niñas y jóvenes de nuestra ciudad».

El primer paso para la elaboración de este plan es llevar a cabo un diagnóstico que permita conocer cuál es la situación actual de los más jóvenes, sus necesidades y reivindicaciones. Por ello, desde el Área de Derechos Sociales del ayuntamiento ponen en marcha un proceso participativo dirigido a la población adolescente y juvenil, a grupos y entidades que de forma directa o indirecta estén relacionados con infancia, adolescencia y juventud; y también a la población en general, en especial a padres, técnicos municipales, profesores, estudiantes universitarios... para que ese diagnóstico sea lo más preciso posible y así poder tomar medidas más concretas en beneficio de la juventud.

La primera sesión informativa sobre la elaboración del diagnóstico tuvo lugar el pasado 12 de enero de forma virtual y a la que pudieron asistir de manera telemática todos los interesados en el proyecto social.

Además, el concejal ha detallado que esta primera fase de diagnóstico se llevará a cabo mediante la organización de talleres participativos en los meses de enero y febrero; y que en el mes de marzo se darán a conocer los primeros resultados y se explicará cuáles son los siguientes pasos para la elaboración del plan.