La Diputación Provincial de Huesca ha hecho suya la petición que le ha remitido la Confederación Hidrográfica del Ebro, desde donde realizan un seguimiento mensual de la situación hidrológica de la cuenca, que lleva asociado la toma de decisiones oportunas en aplicación de lo previsto en el Plan Especial de Sequía de la Cuenca del Ebro.

El propio organismo reconoce que la situación actual afecta de forma desigual a lo largo de la cuenca, pero al mismo tiempo pone el acento en que la sequía actual puede verse agravada en los próximos meses de verano. Asimismo alertan de que han venido detectando «un progresivo deterioro en los sistemas de abastecimiento». Es por ello que solicita a la Diputación Provincial, en su papel de apoyo de todo tipo a las entidades locales, que traslade a los municipios del ámbito territorial altoaragonés en la cuenca del Ebro, la necesidad de valorar cada caso concreto y de adoptar medidas de forma temprana.

La institución provincial es consciente de que viene siendo habitual que los ayuntamientos velen por la garantía del abastecimiento para sus municipios y núcleos, pero dadas las circunstancias actuales y ante el llamamiento que realiza la CHE, vuelve a recordar, en una carta remitida por el presidente de DPH, Miguel Gracia, que es necesario adoptar todas las medidas oportunas.