Las incesantes lluvias de las últimas semanas han animado definitivamente la temprada de setas en el Pirineo y el Prepirineo. Semanas atrás se celebró una nueva edición de las Jornadas Micológicas de Ayerbe, una de las citas más tradicionales del Altoaragón que saca partido de la abundancia de setas y hongos silvestres existente en la zona.

La diversidad de hábitats crea un entorno ideal para la proliferación de especies micológicas y para que sus amantes disfruten de la micología, pero, como recuerda el portal de turismo de La Hoya de Huesca, no es éste el único lugar ideal para disfrutar de la micología en La Hoya de Huesca.

Antes de que el frío se instale definitivamente en el paisaje altoaragonés, puede ser buen momento para realizar una excursión a la Sierra de Guara, otro de los lugares donde la recolección de setas se ha convertido en toda una tradición, ya que hay numerosas zonas donde buscar y encontrar setas como el Boletus edulis, que crece bajo pinos y abetos, el níscalo o robellón que está bajo los pinares o la seta de cardo.

El excursionista puede encontrar en esos paisajes más de 250 especies diferentes que en esta época del año muestran su mayor esplendor. Ante todo, los expertos recomiendan precaución y la guía de algún versado en la materia que alerte de las setas venenosas, e informe sobre la regulación del lugar. Una cesta que permita dispersar las esporas y un cuchillo serán las mejores herramientas.