Dos periodistas murieron ayer en Irak, seis resultaron heridos y tres desaparecieron. Uno de los fallecidos era un informador australiano que pereció en el Kurdistán iraquí, tras la explosión de un coche bomba, que hirió también a otro periodista. La segunda víctima mortal es un informador inglés de la cadena de televisión británica ITN, que murió en un intercambio de disparos entre la infantería británica y el Ejército iraquí, cerca de Basora. Otros tres compañeros del mismo canal, que lo acompañaban, se encuentran desaparecidos. Cinco periodistas fueron heridos en Um Qasar, en el sur del país.