Superbombarderos estratégicos B-52 del Ejército del Aire estadounidense siguen atravesando el espacio aéreo aragonés en sus desplazamientos a Irak. Las aeronaves, que parten de la base británica de Fairford, repostarían en vuelo sobre las ciudades españolas situadas bajo la aerovía civil que siguen para atravesar la Península camino de Oriente Próximo, entre ellas Zaragoza.

La ruta aérea empleada por los bombarderos entra en España por Bilbao, sigue por Pamplona y enfila hacia Barcelona. Fuentes de aviación civil han indicado a este periódico que "Zaragoza está en la misma aerovía", aunque han precisado que "los pilotos gozan de cierta libertad a la hora de fijar el rumbo, por lo que pueden eludir el paso por encima de zonas muy pobladas". Sin embargo, también cabe la posibilidad de que los B-52 vuelen al norte de Zaragoza, por el Somontano oscense.

Fuentes del Ministerio del Defensa negaron ayer que los B-52 estén repostando a su paso por España. "No es necesario que lo hagan", manifestó ayer un responsable militar de la base aérea de Torrejón. "Los B-52 poseen autonomía de vuelo suficiente para volar de Gran Bretaña a Irak sin repostar en vuelo".

El País informó ayer de que el pasado viernes ocho bombarderos B-52 habían repostado en vuelo cuando se hallaban sobre Bilbao, Pamplona y Barcelona. Los superbombarderos, según el citado medio, recibieron combustible de cinco aviones cisterna KC-135. Esta maniobra, catalogada de alto riesgo cuando se sobrevuelan áreas pobladas, está prohibida por las normas de aviación del Ejército del Aire español.

El bombardero debe situarse por debajo del KC-135, a unos diez metros de distancia para enganchar una sonda extensible a través de la cual recibe el combustible. Un exceso de velocidad en la maiobra de aproximación o una pérdida momentánea del control de los aparatos puede provocar una colisión.