Gonzalo Arguilé, consejero de Agricultura, aseguró que su reto será al expansión del regadío, después de que a lo largo del último mandato se hayan desbloqueado los proyectos paralizados y esté ya "todo dispuesto para empezar a trabajar". Agua y presupuestos son las dos herramientas que reclamó. También anunció esfuerzos en seguridad y calidad alimentaria, en la industria agroalimentaria, en el fomento de la venta de productos aragoneses fuera de la región y en la modernización del campo que debe ir unida al desarrollo del regadío.