En Aragón se han registrado 1.141 denuncias por violencia de género, 1.007 de ellas en el ámbito familiar, desde enero a octubre del 2003, lo que supone un incremento del 13% respecto al año anterior. Una edad media de 30 a 50 años y una presencia creciente del colectivo inmigrante son dos de los datos dominantes en un perfil que no existe, el de la mujer maltratada, un colectivo que mezcla clases sociales y niveles culturales con sólo un factor común: el haber sido víctima de la violencia de género.

Estos son algunos de los datos que presentaron ayer la consejera de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón, Ana de Salas, y la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Elena Allué, con motivo de la celebración hoy del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. En el acto, la títular de Servicios Sociales también adelantó la creación de una nueva casa de acogida en la ciudad de Teruel y de un nuevo centro de emergencia en la capital aragonesa, que prestará atención a las víctimas durante las 24 horas.

Los diez primeros meses del 2003 registraron 807 denuncias por violencia doméstica en Zaragoza, 127 en Huesca y 73 en Teruel. Esta lacra social ya se ha cobrado la vida de 64 mujeres en España en lo que va de año, una de ellas en la localidad turolense de Híjar (que se conmocionó con el asesinato de la candidata del PP a la alcaldía, Patricia Maurel, en plena campaña electoral) y otra en Zaragoza capital (María Rosario Toro, pocos días después).

Además, al igual que sucede en años anteriores, los datos reflejan que en cuatro de cada cinco denuncias de violencia de género el agresor es el cónyuge o pareja estable. En las estadísticas aparece también una mayor presencia del colectivo de mujeres inmigrantes como denunciantes de violencia doméstica. El 30% de las consultas telefónicas al teléfono gratuito de emergencia del IAM (900 504 405), que en el presente año ya han alcanzado las 3.654 llamadas (un 62% más que en el 2002), fueron realizadas por este colectivo. Un hecho que también avalan los datos facilitados sobre la Casa de la Mujer de Zaragoza, que atendió el año pasado a 261 mujeres maltratadas. El 35% de ellas procedían de otros países.

En cualquier caso, la consejera de Servicios Sociales aclaró que "las víctimas de malos tratos no tienen perfil". "Las denunciantes suelen tener entre 30 y 50 años y sufren baja autoestima, pero eso es consecuencia --y no causa-- del proceso de violencia que les envuelve".

RECURSOS Elena Allué también se refirió a la nueva orden de protección, que entró en vigor el pasado mes de agosto y que prevé medidas penales, civiles y sociales. En los tres primeros meses de puesta en marcha del programa, un total de 78 mujeres han solicitado una orden de protección, de las que finalmente se acordaron 62.

Otros de los recursos del IAM, la asesoría jurídica, recibió en el primer semestre de este año 283 consultas, de las cuales el 54% correspondían a malos tratos; la asesoría jurídica, 953 consultas, un 7,8% referentes a malos tratos y la asesoría psicológica, con un total de 1.939 consultas y un 15,1% de ellas sobre esta misma cuestión.

Casas de acogida, el Servicio Espacio (dirigido a los maltratadores) y dispositivos de telealarma son otros de los recursos de atención a víctimas de los que dispone el Gobierno de Aragón, además que los que ofrecen 28 centros comarcales del IAM.

EL MANIFIESTO Por otro lado y como contestación a este fenómeno, la DGA ha previsto, entre los actos de hoy, de un Manifiesto contra la violencia , al que podrán adherirse quienes quieran mostrar su compromiso hasta el 10 de diciembre. "Queremos que sea un vehículo para canalizar ese enfado y rabia que se siente ante estas agresiones", dijo Allúe.

Medios de comunicación, internet y correo convencional harán llegar este mensaje a toda la sociedad aragonesa: "Que nadie te haga daño. Mujer: no permitas gritos, insultos, humillaciones, amenazas, abusos, golpes ni prohibiciones, porque no es normal. Porque no eres propiedad de nadie. Y porque no estás sola".