Las estaciones de autobuses de Zaragoza viven durante estos días un auténtico vaivén de viajeros. Jóvenes y no tan jóvenes se desplazan desde diferentes puntos de España a la capital aragonesa. Nadie quiere perderse las fiestas del Pilar.

Mónica, Alda, María, Laia y Ángela son un grupo de cinco amigas. Vienen de Soria y este es su tercer año. "Lo que más me gusta es la amplia oferta de conciertos", señaló Mónica. "A mi el ambiente de la calle", declaró Ángela.

Todos tienen algo en común: las ganas de pasarlo bien. Pablo es un barcelonés que se desplazó acompañado de cinco amigos. Después de más de cuatro horas de viaje, el grupo estaba eufórico en el momento de bajar del autobús. "Es la primera vez que acudimos al Pilar", dijo Pablo. "Nos han hablado muy bien de estas fiestas y no queríamos perdérnoslas", añadió. Como la mayoría de jóvenes que vienen durante la semana, Pablo y sus amigos pasarán estos días en casa de un amigo o familiar. "Nosotros no podemos pagarnos un hotel, así que ocuparemos el piso de un colega", señaló.

Parecida situación es la de María, una madrileña que tiene previsto quedarse en casa de unos familiares. "El año pasado también vine, me lo pasé tan bien que este año he querido repetir", expresó la joven. "Interpeñas me pareció increíble, la gente va de muy buen rollo", declaró.

El caso de Enrique es diferente. Él es de Zaragoza, sin embargo está estudiando una carrera en Madrid. En la estación de autobuses le esperaba un buen puñado de amigos. "Desde que estudio fuera no vengo mucho, pero esta semana es cita obligada". Para Enrique las fechas del Pilar son propicias para que la gente acuda en masa. "Los estudiantes estamos prácticamente empezando, perder ahora unos días de clase no importa".

La demanda es tan grande que, en muchos casos, las líneas de autobuses han tenido que doblar la oferta. "La demanda de Madrid y Barcelona es increíble, estamos sacando coches cada 30 minutos", declaró un trabajador de Agreda Automóviles, Carlos Forniés.

Pero no solo catalanes y madrileños se pasean entre los zaragozanos. También, entre otros, muchos valencianos. La empresa de autobuses Jiménez es una de las encargadas de unir Aragón con la Comunidad Valenciana. "Desde Valencia capital muchos son los que se desplazan", aseguró un trabajador de dicha empresa. Además, "este año las fechas han caído muy bien, para los cuatro días de puente tendremos que ampliar el número de plazas seguro".

Gracias a estas fiestas en honor a la Virgen del Pilar, la ciudad presenta una peculiar característica. Es el único lugar del país donde el turismo presenta unas cifras superiores en el mes de octubre que en el de septiembre. Y la principal causa por la que tanta gente ocupa la ciudad es, sin duda, que las fiestas del Pilar son las últimas de las consideradas grandes que se celebran en España.