La creación de la nueva comisión que valorará las posibles afecciones al tráfico para decidir sobre la conveniencia y oportunidad de realizar determinadas obras en la capital aragonesa deberá atender, tras las fiestas del Pilar, la previsión de otras actuaciones que figuraban en el calendario.

Además de la reforma del paseo de Teruel, una vía de acceso hacia el sur de la ciudad muy utilizada por los vehículos que recorren el centro, el ayuntamiento tenía previsto acometer tras las fiestas la segunda fase de Echegaray y Caballero que afectará a los puentes de Santiago y La Almozara. Asimismo, el consistorio deberá decidir si se abre una zanja en San Juan de la Peña para la instalación de un nuevo colector.

El frenazo a la reforma de paseo Teruel sentó mal entre vecinos y comerciantes que esperaban el comienzo de las obras en esta vía desde principios de año, ya que cuenta con proyecto y dotación presupuestaria desde el 2005. De hecho, el pasado mes de septiembre se firmó el contrato con la constructora Mariano López Navarro. La adjudicación de la obra alcanzó los 1,3 millones de euros y la actuación debe incidir en la renovación del pavimento y la totalidad de los servicios como alcantarillado y vertido sobre una longitud de 370 metros. El proyecto también contempla la ampliación de las aceras, la colocación de arbolado y la renovación del alumbrado público. Se mantendrán dos carriles de circulación. El tiempo estimado de los trabajos es de cinco meses, durante los que se desviarán las líneas de autobús.