Pablo Chopera está encantado en Zaragoza. No cabe sacar otra conclusión de su comparecencia ayer, para anunciar, sin ningún tipo de dudas que: "Si la Diputación presenta un pliego de condiciones como el anterior --y no hay motivos para pensar que vaya a cambiarlo--, nos presentaremos al concurso que se anunciará próximamente, una vez que estudiemos el pliego de condiciones con detalle".

Como saben los aficionados el próximo 30 de octubre termina el contrato de arrendamiento para la explotación de la plaza de toros de Zaragoza, que deberá de salir a concurso en las próximas fechas para que los nuevos empresarios tengan tiempo para preparar la temporada 2007.

Previamente, Pablo Martínez Labiano había anunciado que: "Quiero agradecer a los medios de comunicación, los equipos gubernativos, médicos y veterinarios, la propia DPZ (que es un excelente casero, porque tiene estupendamente cuidada la plaza de toros), a los empleados y a la conserjería y la Jefatura de personal, y, como no al público, toda la ayuda que nos han prestado para que hayamos podido celebrar estos díez días de toros, con un trabajo intenso, pero con una sensacional respuesta de los aficionados zaragozanos, que es lo que cuenta".

Pablo Chopera, que se mostraba profundamente satisfecho del desarrollo del ciclo y de todos los festejos en general, quiso dejar constancia del buen desarrollo de las corridas de toros, en las que "han comparecido todos los espadas anunciados, se han lidiado todas las ganaderías completas (salvo Valdefrenso porque un toro se lesionó una mano la noche anterior) y solo se han empleado tres sobreros".