Más del 85% del presupuesto del Departamento de Servicios Sociales será gestionado el año que viene al margen de las herramientas de control parlamentario de las Cortes de Aragón. El proyecto de presupuestos de la DGA asigna a la consejería que dirige Miguel Ferrer unos fondos de 208.336.794,19 euros, de los que 180.422.143,22 aparecen en el capítulo de Transferencias Corrientes. De ellos, 178.746.543,22, el 85,95% del total del dinero asignado a la consejería, será remitido "a organismos autónomos de la comunidad autónoma de Aragón", es decir, al Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), al Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) y al Instituto Aragonés de la Mujer (IAM). La única obligación que el documento remitido a las Cortes establece para este tipo de entidades es la difusión de los listados de destinatarios de subvenciones, que en la práctica se incumple por muchos de ellos. El resto de los fondos de ese capítulo se distribuye entre los 193.000 euros destinados a empresas y otros entes públicos, 40.000 para administraciones locales y 1.442.600 para familias e instituciones sin ánimo de lucro. El capítulo de Transferencias de Capital añade otros 21.023.136,60 euros a las arcas de los organismos autónomos, lo que sitúa la aportación en casi 200 millones de los 208,3 iniciales. El presupuesto general de las tres entidades de este tipo que dependen de Servicios Sociales se eleva a 214,7 millones: 201,3 del IASS, 3,7 del IAM y 9,6 del IAJ.