La diputada de CHA Yolanda Echeverría, responsable de Asuntos Sociales en su grupo parlamentario, criticó con dureza el proyecto de creación de la nueva empresa pública. "Supone un incremento de la opacidad de la Administración autonómica ", dijo, ya que tanto los organismos de la DGA como las empresas en las que tiene la mayoría del capital social funcionan, de hecho, prácticamente sin control parlamentario. "El Inaga (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental) fue creado por una ley tramitada en las Cortes de Aragón. Esto es un paso más. Este es el modelo del PAR, el modelo de chiringuito", indicó la diputada, que rechazó que el Gobierno de Aragón tenga necesidad de crear una empresa de este tipo cuando dispone del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y ha creado la Dirección General de Dependencia, dirigida por la exdiputada Teresa Perales, para acometer las exigencias de la legislación sobre la materia que entrará en vigor el año que viene.