Para el Gobierno y los partidos que le apoyan (PSOE-PAR), los presupuestos de Aragón para el año 2007 son razonables, equilibrados y expansivos. Para la oposición, resultan optimistas en la obtención de ingresos y poco generosos con las políticas sociales, a pesar de que más del 60% de los fondos se destinen a Salud, Educación y Servicios Sociales.

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Alberto Larraz, presentó ayer a los grupos el proyecto de presupuestos para el próximo año diseñado por el Gobierno de Aragón, que se aprobará en diciembre. Larraz --en sus primera defensa de los presupuestos, ya que antes lo hizo el anterior consejero, Eduardo Bandrés-- dibujó un mapa económico de bonanza y crecimiento, lo que ha permitido no aumentar la presión fiscal sobre el ciudadano y aplaudió la buena gestión recaudatoria del Gobierno. Asimismo, aplaudió "la confianza inversora" de las empresas que llegan a Aragón para generar empleos y defendió "la transparencia" de las empresas públicas.

Los presupuestos de Aragón suben un 7,5% respecto al año pasado, y por vez primera en la historia superan la cifra de 5.000 millones de euros. En total, 5.162 millones.

La oposición solo alabó que la presentación de presupuestos se haya hecho "en tiempo y forma". Y el resto, fue una sucesión de críticas, aunque los portavoces económicos de la oposición --Manuel Guedea (PP), Chesús Yuste (CHA) y Adolfo Barrena (IU)-- estuvieron menos incisivos que en otras ocasiones.

Guedea restó importancia al gasto en política social, ya que aseguró que esta tendencia es así en cualquier gobierno sea de una u otra "ideología". Yuste mostró su preocupación, al igual que Barrena, por el recorte en estadística pública y resaltó que, por cada euro que se gaste el Estado en política social, la DGA solo empleará 30 céntimos. Por su parte, Adolfo Barrena criticó la creación de empresas públicas, la poca atención a políticas sociales y mostró sus dudas sobre lo que pasará cuando acabe la Expo, por lo "coyuntural" de los presupuestos presentados por el consejero.