Ante la pregunta de si el mejillón cebra es comestible, el científico indio Sanjeevi Rajagopal, de la Radbould University de Nijmegen (Países Bajos), aseguró que este pequeño molusco bivalvo de agua dulce no es tóxico, pero tampoco comestible ya que prácticamente no tiene carne. Y es que los ejemplares más grandes alcanzan los tres centímetros de longitud, y suelen vivir unos tres años. La temperatura mínima para que los adultos sobrevivan es de 0 grados; para alimentarse, 5 grados; para crecer, 10 grados, y para reproducirse necesitan los 12 grados. Las máximas que admiten son los 30-32 grados. Destaca la especie por su alta tolerancia a las variaciones de salinidad y temperatura, llegando a vivir varios días fuera del agua. En cuanto a su reproducción, cada puesta es de 40.000 huevos. Un mejillón puede producir un millón de descendientes en un año.