A la vista de los resultados, no estamos siendo capaces de controlar esta plaga, ni tenemos un sistema adecuado para ello, pero el culpable no es ninguna Administración. Se han tomado todas las medidas que estaban a nuestro alcance y hemos actuado con todo lo que sabíamos". El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), José Luis Alonso, se hizo ayer esta autocrítica al ser preguntado por el fracaso de la campaña de lucha contra el mejillón iniciada por el organismo de cuenca, y por las comunidades autónomas afectadas, en el año 2002.

"No hay ningún procedimiento más que la responsabilidad de todos para evitar su propagación en espacios abiertos. La solución no pasa por dictar normas o leyes, sino que estas sean aceptadas. Hay que conseguir la complicidad de todos los que se acerquen al río o a un embalse", añadió.

De la misma opinión, Concha Durán, de la CHE, recalcó que se ha hecho todo lo que se ha podido "desde el primer momento en que se supo que había mejillón cebra en la cuenca", y se contactó con otros países de Europa y EEUU, conocedores del problema.

NORMAS DE NAVEGACIÓN Sin embargo, está claro que no ha sido suficiente. La CHE, en coordinación con el Gobierno de Aragón y la Generalitat, elaboró un catálogo de normas de navegación que las distintas comunidades afectadas se encargaron de publicitar. Y es que las competencias de la fauna corresponden a los gobiernos autonómicos.

El propio consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, recordó ayer que las embarcaciones de pesca se consideran hasta ahora el principal mecanismo de transmisión de la plaga, al igual que las artes de pesca. Aunque, tras el hallazgo de larvas en afluentes y puntos no especialmente caracterizados por la navegación, las dudas han aumentado.

Pero, tal y como publicó EL PERIÓDICO en noviembre del 2004 tras una visita realizada al pantano de Mequinenza, las medidas preventivas impuestas por el Departamento de Medio Ambiente a la navegación --con la obligatoriedad, entre otras, de desinfectar las embarcaciones en unos trenes de lavado instalados al efecto-- se incumplían.

La DGA ha realizado, hasta ahora, el seguimiento de vigilancia de la zona afectada y divulgado un plan, a través de carteles y folletos informativos, para darlo a conocer, incluso en los puntos de limpieza de las embarcaciones. Por su parte, la Generalitat diseñó otro folleto. También se han celebrado jornadas técnicas especializadas y Endesa ha creado un equipo de investigación y creado un laboratorio experimental exclusivo para el mejillón, ubicado en Flix.