El retraso acumulado en la tramitación urbanística de los suelos ferroviarios de Zaragoza traerá consecuencias para la imagen de la ciudad. La gigantesca área abandonada y vallada de El Portillo seguirá siendo un descampado cuando se celebre la Expo 2008. La sociedad pública Zaragoza Alta Velocidad (ZAV) reconoció ayer finalmente que no le da tiempo a transformar las casi ocho hectáreas de vías, aunque los ciudadanos sí dispondrán de la terminal de Cercanías comprometida.

El presidente de ZAV y número dos del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, señaló que únicamente se procederá a demoler la vieja terminal y a adecentar los 77.6000 metros cuadrados, actuaciones para las que se destinarán algo más de 800.000 euros. En este sentido, Morlán se comprometió a que El Portillo presente "una cara bonita y agradable" para que los visitantes no se encuentren "tierras y piedras sino una zona en mejores condiciones".

El secretario de Estado de Infraestructuras compareció ayer para dar cuenta de los acuerdos del consejo de administración, entre los que destacó la adjudicación de la terminal de Cercanías de El Portillo a Ferrovial y Ocinsa por 14,3 millones de euros y un periodo de ejecución de 16 meses. Las obras del edificio, diseñado por el arquitecto Antonio Fernández Alba, podrían empezar el próximo mes, y llegarán a tiempo a la Expo porque la contratista ha recortado dos meses el plazo oficial.

El consejero delegado de ZAV, José Luis Abad, señaló que se invertirán otros 1,2 millones en ejecutar los accesos a la terminal y apuntó la posibilidad de transformar los viales de su entorno inmediato, los de Escoriaza y Fabro, para junio del 2008. No obstante, condicionó esta actuación al visto bueno del servicio municipal de Movilidad Urbana, dado que actuarán al mismo tiempo en los accesos de la A-68 para ejecutar los túneles de coches y trenes. Esto ya conllevará importantes afecciones al tráfico.

Aunque la urbanización se acometerá después de la muestra, la sociedad pública aprobó ayer el avance del diseño, que prevé 220 viviendas y una torre de oficinas rodeadas de zonas verdes.

PLANES FRUSTRADOS La situación supone dar al traste con uno de los grandes objetivos de la Gerencia de Urbanismo, que intentó en vano asumir directamente la gestión de El Portillo para lograr que estuviera lista para la Expo. Solo lo conseguirá en el caso del corredor verde de Oliver-Valdefierro, proyecto que sí consiguió que se cediera en su día al ayuntamiento.

El consejo de administración de Zaragoza Alta Velocidad también adjudicó el último tramo de cubrimiento de las vías de la estación, en el lado del centro comercial Augusta, por 15,2 millones de euros a Rover Alcisa, Ortiz y Orcona. Estas empresas tendrán 14 meses para ocultar 180 metros de la playa de vías de la zona oeste. Su ejecución es imprescindible para poder completar el anillo viario de la estación de Delicias, dado que la calle se asfaltará sobre la gran losa de hormigón que construirán las citadas empresas.

El orden del día incluía la contratación del proyecto de la pasarela peatonal que unirá la estación de Delicias y el parque equipado de La

Pasa a la página siguiente