La mayoría de los constructores y promotores de Zaragoza admite que la salida de los pisos libres de nueva construcción ha sufrido una desaceleración en la ciudad y que los periodos se están alargando, pero niegan una disminución en el número de ventas e insisten en que los datos económicos en el sector inmobiliario son favorables.

José Luis Roca, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores, achaca este "suave aterrizaje" al desarrollo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del 2001. "Los resultados del estudio hay que analizarlos. Porque el tema no es que no se esté vendiendo, sino que es necesario más suelo", explica. De hecho, el pico de más de 5.000 pisos en construcción del 2002 que cita Foro Consultores, José Luis Roca lo relaciona con el desarrollo de suelo del PGOU anterior.

Con respecto al porcentaje del 32% de viviendas sin vender, que según el estudio existe en la actualidad, las constructoras no se ponen de acuerdo. Y mientras unas admiten que la oferta de vivienda es hoy en día mucho mayor que la demanda, otros insisten en que venden todas las promociones, aunque más lentamente, para el acto de entrega de llaves.

"Hace unos años, la situación era magnífica, porque en dos o tres meses se vendían las promociones. Hoy se considera un éxito si se hace en 18 o 24 meses", reconoce Roca.

LOS INVERSIONISTAS José Antonio Martínez, director comercial de Lanuza Promociones Inmobiliarias, apunta que Zaragoza, debido a la Expo, se ha convertido en foco para muchos inversionistas, tanto nacionales como regionales. Porque, hoy en día, un piso sigue siendo un valor seguro. Pero también ha aparecido la especulación urbanística.

En el caso de los suelos, estos se han encarecido, y mucho. "Los intermediarios han hecho que para cuando el promotor o constructor quiera comprar un suelo, este se haya encarecido entre el 50% y el 100%", asegura.

De ahí que sea fundamental el precio de compra de los suelos. Aquellas promotoras que se hicieron, hace años, con terrenos a precios más asequibles, en la actualidad venden unos pisos con una calidad y unos precios muy competitivos.

Esto explicaría que la mayoría de las grandes promotoras de vivienda libre de la ciudad de Zaragoza aseguren que su volumen de producción es ahora bastante mayor que hace años. Y que las promociones que realizan las colocan todas sin problemas.

El mercado de la vivienda de segunda mano tampoco se está escapando de esta situación. Los altos precios marcados por sus propietarios y la existencia de una gran oferta está prolongando los tiempos de venta. Y comienzan a surgir casos como el de personas que han adquirido un adosado en los alrededores de Zaragoza y no consiguen vender el piso que tienen en la capital aragonesa.