El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza, Domingo Buesa, acusó ayer al alcalde Juan Alberto Belloch de improvisar a la hora de aplicar el anunciado Plan de Tráfico para antes de fin de año. Buesa ironizó al afirmar que el alcalde "nos librará de los atascos con un fantástico documento" que llega con más de un año y medio de retraso y cuando la ciudad está ya colapsada. "Solo se acuerda de los ciudadanos cuando la situación es insostenible", espetó.

A juicio del edil popular, los vecinos de la zona centro, del Casco Histórico y de la margen izquierda son los que en mayor medida soportan los atascos diarios que se registran en las vías urbanas de Zaragoza como consecuencia de una mala planificación. El portavoz de la oposición consideró que el alcalde "engaña" a los ciudadanos porque la única actuación que se llevará a cabo será suspender y retrasar obras, como ya ha sucedido con el paseo Teruel.

El edil del PP indicó que Belloch no conoce la ciudad y explicó que un Plan de Tráfico basado en el tranvía y en las peatonalizaciones no podrá solucionar los verdaderos problemas de una ciudad de más de 650.000 habitantes. Domingo Buesa se mostró crítico también con las peticiones del alcalde a los ciudadanos para que dejen el coche en su garaje para evitar atascos.

La planificación del alcalde contemplaría la puesta en marcha de los dos primeros intercambiadores de autobuses en La Romareda y el Actur en el 2007 o la limitación de la velocidad a 30 km/hora en el sector de León XIII. La clave está en poner coto al coche y primar el uso del transporte público. Este plan tendrá una dotación de 37,6 millones de euros. La ciudad tiene 360.000 coches, de los que 186.000 circulan a diario por el casco urbano. El alcalde anunció que todas las obras que no tengan que ver con la Expo pueden ser paralizadas con el objetivo de no empeorar todavía más la circulación.