El consorcio público que debe reordenar por completo la movilidad en Zaragoza y su entorno metropolitano se constituirá, al fin, a mediados de noviembre. Así lo aseguraron fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, que aprobó ayer los estatutos de este órgano que pretende poner coto al uso del automóvil y potenciar el uso del transporte público mediante la coordinación de servicios, redes y tarifas.

Una de sus primeras y principales tareas será aprobar y hacer realidad el plan intermodal de transportes, que plantea peatonalizaciones y limitaciones generalizadas de velocidad en el centro de Zaragoza, la generalización de los carriles bus y la creación de una red para bicicletas, además de la implantación de intercambiadores y varias líneas de tranvías y cercanías para vertebrar la capital y su entorno metropolitano. El avance, adelantado en verano por este diario, se someterá ahora a información pública para su posterior remisión al nuevo órgano a principios de año, según las citadas fuentes municipales.

El consorcio de transportes estará constituido por el Gobierno de Aragón, el ayuntamiento, la Diputación Provincial y los 29 municipios del entorno de la capital con el fin de coordinar las competencias "en materia de planificación, creación, coordinación y gestión de infraestructuras y servicios de transporte". Nacerá con un capital de un millón de euros, aportado mayoritariamente por el Ejecutivo regional y el consistorio zaragozano.

Este órgano tiene previsto la creación del billete único, una de las medidas más emblemáticas y útiles para los ciudadanos al permitir viajar entre la capital y los 29 municipios del cinturón metropolitano realizando transbordos entre los distintos modos de transporte. Aún no tiene fecha de implantación, pero de aprobarse a corto plazo supondría poder utilizar con el mismo ticket los buses metropolitano de TUZSA. En un futuro se ampliaría al Cercanías (comprometido para la Expo) y para el tranvía norte-sur (2010).

El consorcio estará presidido por el consejero de Obras Públicas y tendrá como vicepresidente al primer teniente de alcalde de Zaragoza, dado que la DGA y el ayuntamiento ostentarán el 47% y algo más del 43%, respectivamente. La Diputado Provincial tendrá el 6% y el resto de municipios se repartirán el porcentaje restante. Sin embargo, ninguna administración podrá imponer su voluntad, dado que todas las decisiones de trascendencia --como la financiación o los planes de transportes e infraestructuras-- deberán aprobarse por dos tercios del total de votos de la asamblea.

La gestión diaria será potestad de un gerente, puesto para el que hay varios candidatos, bajo la dirección de una comisión ejecutiva que hará operativo el consorcio. La formarán el presidente y el vicepresidente y otros seis consejeros, de los cuales uno será de la DPZ y otro de los 29 municipios metropolitanos.