El grupo de transporte de viajeros por carretera Avanza, en el que se integra la concesionaria del bus urbano de Zaragoza (TUZSA), negocia su venta con siete empresas de capital riesgo y de servicios. Así lo aseguraron ayer a este diario fuentes conocedoras de la operación, que apuntaron que en el grupo de elegidos podrían estar las importantes sociedades de capital riesgo Doughty Hanson, Advent International y Apax y los conglomerados empresariales españoles FCC y ACS.

El comprador se conocerá a mediados de diciembre si se cumple el programa de trabajo fijado en la operación, sobre la que se guarda un sigilo oficial.

La primera fase de la venta de Avanza culminó hace una semana con el cierre del plazo para la presentación de ofertas. Hasta una docena de empresas podrían haber tramitado sus propuestas económicas, que no tenían carácter vinculante y que oficialmente son secretas por deseo del grupo Avanza. De hecho, las fuentes oficiales se limitaron ayer a reiterar que no pueden informar de nada porque tanto los nombres de las firmas como los términos económicos de sus ofertas son "confidenciales".

Las citadas fuentes conocedoras de la operación señalaron que, además del grupo de empresas seleccionadas, pujaban otras empresas nacionales e internacionales de capital riesgo e incluso el grupo de transportes inglés National Express, en el que se integró Alsa.

Las altas cifras económicas en las que se mueve esta venta han podido hacer de criba natural, dado que se apunta que Avanza podría llegar a alcanzar un valor de 600 millones de euros, 100.000 millones de las antiguas pesetas. "Existe un gran interés por la operación. Se han interesado varias empresas y sociedades", manifestaron desde Avanza.

A algunas de las empresas seleccionadas ya se les ha comunicado que son "precandidatos" y a otras que no han pasado el corte, pero no todos estarían al corriente de la suerte de su propuesta, según las fuentes consultadas. De la selección se encarga la sociedad financiera Arcano, con sedes en Madrid y Barcelona, que tiene como una de sus especialidades la compraventa de empresas y que tiene como premisa obtener el máximo dinero y vender el 100% a una misma empresa. Sus responsables también guardan un riguroso silencio y remiten a la multinacional de comunicación contratada por Avanza, Burson Marsteller.

Los enfrentamientos internos entre las familias propietarias han bloqueado en varias ocasiones el proceso de venta, pero acabaron sacándola al mercado el pasado verano. Especialistas en transporte consideran que la cifra de venta que se baraja es muy elevada, sobre todo si se tiene en cuenta que Alsa --líder del sector y con más del doble de la cuota de mercado de Avanza-- se integró en National Express por 670 millones de euros, solo 70 millones más de los que se barajan en Avanza.

Fuentes del sector dieron por hecho que las sociedades de capital riesgo serán las que entren en la puja definitiva, dado que podrían ofrecer más dinero que FCC o ACS. No obstante, señalaron que su permanencia al frente de Avanza no sería por mucho tiempo y que incluso podrían vender una parte. "TUZSA es la empresa más jugosa del grupo para las empresas de servicios de transporte, y podría desgajarse junto a la división de transporte urbano por su valor estratégico", explicaron.

FCC tiene una empresa de transportes, Corporación Española de Transporte SA (CTSA), que comparte al 50% con la francesa Conex. Tiene líneas en la Costa del Sol y gestiona el transporte público de Terrassa, Mataró, Ávila, Sanlúcar de Barrameda y Jerez. Por su parte, ACS es propietaria de Continental Auto, la segunda empresa del sector, y con gran presencia en el transporte metropolitano y de largo recorrido.