El Gobierno estudia utilizar depredadores para combatir al mejillón cebra. El secretario general de Territorio y Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Antonio Serrano, anunció ayer que una de las tres líneas de investigación sobre el molusco invasor que la Administración central financiará el próximo año con cargo a su fondo de Investigación y Desarrollo tendrá como objetivo buscar "posibles elementos que ayuden a su desaparición". Entre las posibilidades, destacó dos: una, la identificación de "especies que se alimenten de él y no generen daños" en los ecosistemas por los que se está expandiendo el animal; otra, buscar algún "tratamiento que impida su reproducción".

Serrano explicó que los Presupuestos Generales del Estado para el año que vienen asignan una partida de un millón de euros al Ministerio de Medio Ambiente para crear ese fondo, con cargo al cual podrá solicitarse financiación para desarrollar estudios relacionados con esta especie invasora de molusco.

La segunda línea de trabajo, apuntó Serrano, está encaminada a "buscar utilidad al mejillón cebra". "Aún no se ha encontrado ninguna", dijo el secretario general, que se refirió, sin dar más datos, a un grupo de investigadores de Cataluña y las Islas Baleares de quienes señaló que "tienen ideas novedosas". Sin embargo, no mostró mucha confianza en el éxito de estos trabajos: "No creo, aunque ójala me equivoque, que encontremos la varita mágica" para terminar con la plaga.

Serrano se refirió a la tercera línea de trabajo como "la pragmática". Consiste en buscar, en contacto con las asociaciones de empresas, soluciones para evitar daños medioambientales y económicos en las centrales hidroeléctricas y en los sistemas de abastecimiento de agua, que corren riesgo de sufrir graves y costosos desperfectos cuando el mejillón cebra coloniza las áreas en las que han sido instalados.

Por último, el secretario general de Territorio y Biodiversidad indicó que el Gobierno intentará implicar a la Unión Europea en la lucha contra la introducción de especies exóticas. De hecho, el pasado lunes, tanto los representantes de la Comisión Europea como los de varios estados miembros mostraron en el Consejo de Ministros comunitario de Medio Ambiente su interés por desarrollar acciones en este sentido. La referencia al mejillón cebra fue incluida, como penúltimo punto, en el orden del día a petición del Gobierno español. La ministra, Cristina Narbona, cedió al consejero aragonés del ramo, Alfredo Boné, la palabra para que expusiera la situación creada en la cuenca del Ebro por la aparición del molusco.

Serrano, por último, apuntó que "tardaremos tiempo en resolver de una forma total" la problemática del mejillón cebra.