La empresa Arascón, presidida por Alfonso Soláns --expresidente del Real Zaragoza y dueño de Pikolín--, es una entidad aragonesa que está afianzándose con firmeza en el panorama económico de la región. En la última década ha pasado de facturar 4 a 68 millones de euros. La firma desarrolla el 90% de su negocio en la comunidad aragonesa, aunque ya trabaja en su expansión por el Valle del Ebro.