La dirección de servicios de Arquitectura del Ayuntamiento de Zaragoza ha elaborado uno de los tres informes oficiales que tratan de aclarar las causas del derrumbe sufrido en el ala este del edificio el pasado 21 de agosto. El texto, firmado por los arquitectos Ricardo Usón y Alfredo Sánchez Hernández, considera que la empresa Arascón-Acciona desempeñaba su trabajo "con total responsabilidad y diligencia" y que un movimiento sísmico leve hubiera podido producir un derrumbe similar durante la época en que el Seminario estaba ocupado por los religiosos. A modo de cuestionario, los arquitectos tratan de detallar las causas precisas del derrumbe. Tajantemente consideran que no pudo preverse el desplome en fechas anteriores, a pesar de los análisis realizados. A continuación, transmitimos una parte de este informe.

¿Cuál es la causa del derrumbe del edificio

Puede afirmarse casi con total seguridad que la causa del hundimiento es el colapso por compresión del área inferior del pilar número 15 de la planta noble de la nave sureste del antiguo Seminario. Colapso que arrastra consigo en su movimiento el giro y desplazamiento de las jácenas y forjados de su entorno, produciendo el derrumbe completo de la fachada interior próxima y el vuelco de la estructura horizontal de la crujía colindante al patio sureste. Otras hipótesis analizadas pueden descartarse casi totalmente.

¿Por qué se colapsa el pilar 15 de la planta noble?

Se ha constatado que existía un vicio oculto original, de la construcción del edificio, por la cual la zona inferior del pilar 15 en esa planta estaba compuesta por un hormigón de bajísima resistencia, circunstancia anormal y extraordinaria. Su resistencia era tan baja que no puede calificarse propiamente como hormigón armado.

¿Por qué su resistencia era normal?

De los centenares de análisis realizados, los resultados eran de una baja resistencia del hormigón, desde 70 kilopondios por centímetro cuadrado hasta 150, resistencias bajas, pero suficientes. Un resultado único y singular de resistencia de 30 kilopondios puede y debe considerarse anormal y extraordinario. Esta circunstancia es un vicio oculto original.

¿Cómo es posible que se elaborase un hormigón tan débil?

El Seminario se construyó en una época de gran escasez de recursos. En teoría, el hormigón se preparaba con determinadas proporciones de agua, cemento y áridos. Una mala práctica era añadir agua para plastificar la mezcla, a costa de la pérdida de resistencia. Era y es una práctica prohibida. Ningún oficial o encargado hubiera admitido la aberración del pilar, en el que tal vez se estiró la amasada de forma exagerada. (Más información en la contraportada).

¿Por qué no se detectó antes el vicio oculto

En aquella época los controles de la ejecución eran muy escasos en comparación con los ensayos que exigen las normas actuales.

¿Por qué no se desplomó el edificio en el pasado?

Es obvio que el Seminario, una vez construido y cuando entró en funcionamiento, el punto negro no se colapsó porque su tensión límite era mayor que la tensión de carga. Esta característica solo cambió el 21 de agosto a media mañana. Si se colapsó el tramo inferior del pilar 15 fue porque precisamente ese día y a esa hora concreta alcanzó el agotamiento como elemento resistente del edificio.

¿Qué pasó la mañana del 21 de agosto de 2006

La obra no tenía actividad en el sector del hundimiento desde que finalizaron los trabajos de demoliciones, refuerzos estructurales ya previstos en proyecto y la ejecución de la nueva cubierta, todos ellos concluidos varios meses antes del hundimiento. A dicho sector únicamente accedía el personal encargado de realizar los ensayos técnicos de averiguación del estado de la estructura. En la mañana del suceso no estaba prevista ninguna actividad de ningún tipo. Un pequeño terremoto hubiese sido capaz de producir el hundimiento. Un movimiento sísmico leve hubiera podido producir lesiones en otros edificios de su época y más antiguos cuando el edificio estaba habitado. Estuvo durante los años que fue Seminario Diocesano bajo la gravísima amenaza oculta de ese punto negro y, sin embargo, no pasó nada.

¿Un terremoto hubiera podido prever el derrumbe

La única causa objetiva del siniestro es el agotamiento estructural del sector inferior del pilar 15 por su pésima calidad como hormigón. Este es el único dato científico, y es un dato determinante.

No pudo preverse el hundimiento en fechas anteriores

En ningún momento pudo preverse el hundimiento del edificio. No dio tiempo a conocer lo que hubiera podido ser interpretado como un dato alarmante. A la pregunta de si podía haberse evitado el suceso si se hubiesen conocido unos días antes del colapso los informes, se responde que solo es una conjetura. Si el pilar 15 debía colapsarse por su vicio oculto, lo hizo en el momento más adecuado para evitar una verdadera catástrofe. Los agentes de la obra estaban desarrollando su trabajo con total responsabilidad y diligencia. La profesionalidad de las empresas (Arascón-Acciona) participantes está fuera de toda duda.