La mayor parte de los profesionales sanitarios que han pedido trabajar por las tardes son médicos, que representan un porcentaje abrumador. De hecho, el grueso más importante de enfermeras con trabajo vespertino está en Huesca, donde alrededor de una treintena de ellas ha pedido jornada deslizante para trabajar en los centros de salud, una actividad que ya se estaba realizando en la práctica antes de que entrase en vigor el acuerdo profesional sanitario. Además, lo han pedido también tres administrativos en toda la comunidad, una docena de enfermeras en la capital aragonesa e igual número de auxiliares. Esta abrumadora mayoría de facultativos se explica por el sistema de trabajo de estos profesionales. Las enfermeras trabajan a turnos --mañana, tarde y noche--, por lo que es innecesario en la mayoría de los casos que se acojan a los complementos.