Un total de 537 profesionales sanitarios del Salud, la mayor parte médicos, ha comenzado ya a trabajar por las tardes, bien prolongando su jornada laboral o bien trasladando parte de ella al horario vespertino, tal y como se pactó en el acuerdo profesional sanitario que se firmó con los sindicatos el año pasado. El objetivo es prolongar el horario de las actividades programadas, abriendo hospitales y centros de salud hasta casi las nueve de la noche, a cambio de extras económicos en las nóminas de los trabajadores en forma de complementos que, hasta ahora, suman en su conjunto 1,3 millones de euros. Además, ya hay otras 57 peticiones pendientes de estudio, solicitudes que son revisadas mensualmente para comprobar su adecuación a los criterios de Salud.

Y es que, para aprobar dichos complementos, es preciso cumplir una serie de requisitos. Cada director de centro o jefe de servicio hace una propuesta, se revisa que la actividad que propone tiene en su jornada ordinaria unos estándares de productividad normales y después se fija el número a realizar en las jornadas de tardes, ya sean pruebas complementarias, consultas o intervenciones quirúrgicas.

DOS MODALIDADES Las modalidades son dos: complemento B, que supone un incremento de la jornada laboral en 30 sesiones al año de 5 horas; y complemento C o jornada deslizante, que consiste en desplazar una parte de la jornada a la tarde el número de días a la semana que se elija. Cada una de estas modalidades está dotada con una retribución complementaria distinta para los sanitarios que la escojan.

"Se trata de incrementar la actividad programada allí donde hay necesidad y no se soluciona con la oferta existente", explica el director-gerente del Salud, Antonio Brun. Una selección que ha originado críticas sindicales, puesto que no son todos los profesionales que pueden acceder a estos complementos.

Además de reducir la lista de espera, este incremento de la actividad busca sobre todo aprovechar la tecnología existente. "Tenemos que procurar que los aparatos funcionen mañana y tarde. No podemos desaprovecharlos, suponen una inversión tan importante que no deben estar parados", añade Brun. Así, en la asignación de los complementos que dan la luz verde desde el punto de vista económico para trabajar por las tardes se priman pruebas como resonancias, gastroscopias, escáneres y radiografías.

Asimismo, son especialmente bien recibidas todas las solicitudes correspondientes a las especialidades de Traumatología y Oftalmología, tanto en consultas como en cirugía. Ambas son las que más población arrastran al estar relacionadas con patologías muy frecuentes con los más mayores, como las cataratas o las enfermedades que requieren prótesis.

Respecto a la Atención Primaria,

Pasa a la página siguiente