EN LOS AÑOS 90, ZARAGOZA SE POSTULÓ COMO CIUDAD DE CONGRESOS.