Aún no se ha construido, pero el futuro palacio de exposiciones y congresos proyectado en el meandro de Ranillas con motivo de la Expo se va a incluir ya en la oferta que la ciudad de Zaragoza hace a los organizadores de congresos y convenciones. La oficina especializada que gestiona estos eventos en la capital, presidida por el ayuntamiento, se ha dirigido al Gobierno de Aragón --responsable de su realización y puesta en marcha-- para que informe de las fechas en las que se podrá contar con este nuevo equipamiento, de su capacidad y de los compromisos en su calendario.

Será un gancho más a la hora de atraer convenciones, pero sobre todo, permitirá simultanear la celebración de dos o más de los llamados grandes congresos, con más de 500 personas. El mayor espacio de reunión se completará, además, con el crecimiento de la oferta hotelera tras la Expo 2008, que mejorará las posibilidades de alojamiento.