Las bodas civiles de Zaragoza se trasladarán al parque de Ranillas, donde se levantará un edificio singular con el fin de garantizar un emplazamiento digno para este tipo de celebraciones. Así lo ha previsto la sociedad pública Expoagua, que ultima un plan de negocios para convertir el meandro en el nuevo centro de ocio de la capital aragonesa. Las distintas contratas saldrán a concurso el próximo mes si se cumplen las previsiones oficiales.

Los ciudadanos no solo podrán reservar alguna de las salas previstas en el citado edificio para casarse, sino que podrán acudir a Ranillas para pasar el día en sus quioscos, alquilar bicicletas, navegar por los lagos, viajar en trenecitos, darse un chapuzón en las playas fluviales e incluso irse de compras.

El denominado parque del agua albergará todo tipo de actividades a lo largo y ancho de sus 122 hectáreas de superficie. Las concesiones de mayor calado serán el canal de aguas bravas, el campo de golf de nueve hoyos (pith&put) y el centro termal --ambos adjudicados a Geexpark y grupo Dico--, que servirán de motor turístico, junto al acuario fluvial, tras la clausura de la muestra internacional del 2008.

El edificio de bodas civiles se levantará en uno de los mejores emplazamientos del parque, en la zona central de los canales. Fuentes de Expoagua explicaron a este diario que este emplazamiento será mucho mayor que el de la plaza del Pilar y gozará de una gran iluminación, además de estar rodeado de todo tipo de vegetación.

Novios e invitados podrán acceder sin problemas por una red de caminos hasta el complejo, que contará con varias salas para recepción y celebraciones y con espacios reservados para los funcionarios. En su entorno también se construirá otro edificio, el invernáculo.

PÁRKING El aparcamiento estará asegurado para cubrir las necesidades de cientos de personas. Las dos zonas proyectada para coches en el meandro, con 1.331 plazas, estarán interconectadas y habrá otra específica para autobuses, con otras 59 plazas.

Expoagua quiere crear varias unidades de negocio diferenciadas, que pretende cubrir sin problemas premiando a la contratista que analiza su viabilidad. De hecho, cobrará un fijo de 20.000 euros y un variable que oscilará entre los 1.000 euros previstos para las contratas de los trenecitos y barcos y los 8.000 euros del invernáculo si encuentra operadores por cada uno de los negocios.

La pretensión es que haya una oferta variada para los ciudadanos, de forma que se diseminarán quioscos-bar para tomar el vermú por el parque. Los deportistas podrán recurrir al servicio de alquiler de bicicletas o bañarse en las playas fluviales que se habilitarán al final de los canales artificiales del meandro.

Solo las zonas inundadas del parque sumarán una superficie de 40.000 metros cuadrados, que estarán asociadas a las playas, con otros 32.000 metros. El visitante podrá elegir entre firmes de arena, piedra y hierba.

Las zonas de baño --bautizadas en el proyecto como playa blanca y azul--incluso tendrá zonas de servicios anexas, como un pabellón de baño y juegos de agua. Los niños también tendrán a su disposición una escuela de vela, situada a unos centenares de metros del pabellón de baño y del invernáculo.

Los visitantes también tendrán la posibilidad de disfrutar de "trenecitos" como en el Parque Grande o navegar por el sistema de lagos y canales. Incluso se baraja un transporte fluvial por la red de canales --barco-taxi--, como se ha previsto en el río Ebro, aunque a una menor escala.

Otro de los motores de ocio del parque será la zona comercial diseñada en la confluencia de la avenida de Ranillas con la Ronda del Rabal. Desde Expoagua se dejó muy claro que solo acogerá tiendas --se ha descartado un supermercado--, repartidas por un espacio semisoterrado y cubierto parcialmente en función de las diferencias de cota existentes en el terreno.

Las citadas fuentes oficiales de Expoagua señalaron que el parque del agua incluirá zonas de ecosistema natural y recreará distintos hábitats, por lo que se ha querido también crear un centro de visitantes al noroeste del meandro de Ranillas.