Por activa y por pasiva. Así dijo la responsable de Servicios Públicos, Carmen Dueso, que ha comunicado a la empresa la oferta del Ayuntamiento de Zaragoza, que contempla el aumento de la red del transporte en 500.000 kilómetros. No obstante, no ha presentado una propuesta formal por lo que la dirección lo interpreta como una declaración de intenciones.

Esta es una de las razones por las que Autobuses Urbanos de Zaragoza (AUZ) rechazó la propuesta. El abogado de la contrata, Arturo Acebal, alegó que el consistorio no ha presentado en ningún momento un documento que informe de posibilidad. Señaló que si se produjera, se podrían recolocar a 32 trabajadores. El gerente de AUZ, Manuel Ramo, añadió en su declaración como parte demandada que Dueso presentó el incremento de kilómetros a partir del 1 de enero del 2014 --el 16 de agosto-- con la condición de alcanzar un "acuerdo explícito entre empresa y comité". Algo que no ocurrió ya que el comité la rechazó al preocuparles más "el descuelgue del convenio".

Dueso, que intervino como testigo, aseguró desconocer el por qué del rechazo de la empresa. "No nos han dado un razonamiento", dijo y Acebal cuestionó si habían preguntado a la dirección al respecto. Aún así, la regidora indicó que la intención del ayuntamiento era la de "favorecer el acuerdo" entre ambas partes. Asimismo, apuntó que ha mantenido la misma oferta verbal durante la negociación. Y a pesar de continuar con este propósito, no ha habido ni modificaciones ni sugerencias.

La teniente alcalde informó que la reordenación de líneas adoptada y el recorte de 2,9 millones de kilómetros se realizó antes de la redacción de los pliegos y, en consecuencia, de que la empresa firmara el contrato y asumiera el servicio. Unos cambios que "sí suponían un descenso de autobuses y de horas trabajadas pero nunca de reducción de la plantilla, precisó Dueso".