Un total de 206 escolares se quedaron ayer sin poder ir a clase por la nieve al ver cómo se suspendían, total o parcialmente, once de las rutas de bus. Solo en el Alto Gállego fueron 105 alumnos, con cuatro líneas canceladas: las de Sallent-Biescas, Formigal-Sabiñánigo, Panticosa-Sabiñánigo y Tramacastilla-Piedrafita. En la Jacetania fueron dos, y 24 escolares afectados, los de la ruta de Candanchú-Canfranc y de Ara-Navasa-Barós-Jaca, y otras dos parcialmente (Borau-Castiello y Candanchú-Jaca). Y en la Ribagorza otras tres, dos canceladas totalmente (Vilanova-Benasque y Sesue-Sahún) y una de forma parcial (Cerler-Castejón de Sos), y 77 niños se quedaron sin clase.