Tan solo en este mes de marzo, tres personas mayores de 70 años han perdido la vida en las carreteras aragonesas. En uno de los accidentes, otro conductor se vio implicado, si bien sus heridas no revistieron de gravedad. Fue en Sabiñánigo (Huesca). Una siniestralidad que abre el debate sobre la necesidad o no de limitar la edad de las personas que van al volante. Actualmente, según el censo de conductores mayores de 70 años con el que trabaja la Dirección General de Tráfico (DGT), hay 77.521, de los que la mayoría --44.855-- superan los 74.

El número de fallecidos ha aumentado ligeramente en los últimos dos años, si bien no ha sido de una forma exponencial. En el 2015, murieron 17 personas pertenecientes a la tercera edad del total de 56 que hubo en ese periodo, mientras que en el 2014 la cifra fue de 15, de las 62 víctimas globales del año.

UN ESTUDIO

Según un estudio realizado por el director del Departamento de Edad del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Joseph Coughlin, "para ver bien de noche, un conductor de 40 años necesita 20 veces más luz que uno de 20 años". Teniendo en cuenta esta afirmación, la cuestión es cuánta luz necesitará una persona de 70 años. Seguramente, mucha más.

De hecho, una encuesta elaborada por Fundación Mapfre destaca que un 67% de los conductores mayores de 65 años se siente "más inseguro y más lento al volante". Es por ello que algunas asociaciones como la Unión Democrática de Pensionistas y Prejubilados aconseja, entre otras prevenciones, "utilizar el vehículo de día, evitando los amaneceres y las puestas de sol". También piden "evitar los desplazamientos largos o tener en cuenta el tipo de efectos secundarios de según qué fármacos".

Para uno de los reponsables de que este tipo de personas no pongan en peligro su vida y la de los demás, Bonifacio Martín, secretario general de Asecemp (Asociación Española de Centros Médicos-Psicotécnicos) es "evidente" el deterioro psicofísico de los mayores, si bien señala que "crear un freno solo por la edad es injusto". Apunta que hay personas jóvenes a las que se deniega el permiso por no ser apto y otras de 70 años que "son lúcidas y pasan las pruebas perfectamente".

Martín resalta que el coche "significa mucho para las personas de más de 70 años que viven en un pequeño municipio". Y es que, tal y como señala, necesitan ir al pueblo de al lado a comprar pan o a por medicinas porque en su pequeña localidad no hay ese servicio.

Por ello apuesta por reforzar los controles a este tipo de conductores. Critica, especialmente, que en el año 2009 el Gobierno de España decidiera que los controles sanitarios dejaran de ser cada dos años y fueran cada cinco. "Un hombre de 70 no es el mismo que cuando cumple los 75", apostilla.

Desde Stop Accidentes no lo ven así. Su responsable en Aragón, Miguel Ángel Bernal, mantiene que el Estado debería prohibir la circulación a los mayores. No se atreve a decir qué edad, pero pide "un estudio serio para llevar a cabo esta medida".

Mientras llega, Bernal propone que, junto a los controles en los centros psicotécnicos de la DGT, también sea necesario un informe del médico de cabecera. "Nadie como él sabe cómo está un paciente", asevera. También apuesta por la educación y que la retirada del permiso en ellos no sea "algo dramático".