Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

MUJER Y DEPORTE

La pasión por el gol

La ariete de Alloza volvió a la tierra para ayudar con su dianas y su fútbol en el ambicioso proyecto del Huesca Femenino

Laura Royo, jugadora del Huesca Femenino, junto a su domicilio en Zaragoza JAIME GALINDO

El gol como pasión y el fútbol como obsesión. Laura Royo lo vio claro desde pequeña. Desde sus primeros pasos en Alloza, «el pueblo de Joaquín Carbonell, que era nuestro vecino», este deporte se convirtió en su vida, en un sueño porque «yo quería jugar en Primera». La delantera del Huesca lo logró en el Zaragoza CFF y en el Villarreal, con dos ascensos en el 'submarino', y lo hizo a base de esfuerzo, de horas de sufrimiento, con dos lesiones de cruzado de por medio, y de mucho, de mucho gol.

«Siempre tuve facilidad para el gol, es una cosa innata, por lo menos en mi caso, aunque a veces también pasas por rachas de que no te entre ni una», explica Laura, que en el Huesca es Royo Sanjuan al haber otra jugadora con el mismo nombre, y que lleva el 8, «aunque mi número siempre fue el 7, por Raúl». Al ariete del Madrid se le caían los goles de los bolsillos y Laura siempre lo ha tenido como referente. «Al marcar lo que siento es felicidad, más que por mí, por ver a mis compañeras, mis padres y mi pareja felices».

«Siempre tuve facilidad para el gol, es algo innato. Al marcar lo que siento es felicidad, pero sobre todo por mis compañeras, mis padres y mi pareja»

decoration

La historia arranca en Alloza, con la influencia de su padre, Manuel Antonio, que llegó a jugar en el histórico Endesa y con una cuadrilla mayoritaria de chicos en la que estaba Tomeo, ahora jugador del Huesca, que «era casi un hermano». «A mí me dabas un balón y era feliz, ni muñecas ni barcos ni nada». Desde esos inicios, en el fútbol sala, llegó el paso al Andorra para fútbol 7 y hasta los 14 jugó en equipos con chicos. El Calanda fue la etapa previa para aterrizar en el Zaragoza CFF antes de los 16.

Las lesiones

Nada más llegar se rompió el cruzado de la rodilla izquierda, una lesión que se repetiría al arribar al Villarreal en 2018 y en la derecha: «Son la cara amarga del fútbol, pero si sabes llevarlas sales más fuerte. Por ejemplo, de la lesión en el Villarreal volví una jugadora más madura, con más sentido de saber cuidarme más».

Laura Royo habla de su carrera y de su futuro en el Huesca. JAIME GALINDO

Allí, en el equipo 'groguet', logró el ascenso a la Primera B, ahora Primera RFEF, y a la élite, donde jugó el curso pasado para este verano hacer las maletas para militar en el Huesca, en Primera Nacional. Podría parecer un paso atrás, pero «no lo veo así. Yo soy mucho de la tierra y el club ha apostado muy fuerte con el deseo de llegar a la élite en un proyecto a largo plazo, donde se ven los pasos decididos de la entidad»

Desde luego, los está dando, con pleno de victorias y 34 goles a favor en 7 jornadas. «Nadie esperaba tan buena racha. También para subir tienes que ganar casi todo y ya he vivido dos ascensos en el Villarreal. El objetivo, está claro, es ese, no puede ser otro». Con 8 dianas, Laura es la segunda máxima goleadora.

«Hay que dejar claro que es diferente al masculino, el error que cometen muchos es compararlos. Los chicos son más fuertes y más rápidos y el fútbol femenino tiene otras virtudes»

decoration

Más de 6 años desde que dio el salto al Zaragoza CFF y toda la vida jugando al fútbol dan para una visión global del momento de este deporte. «Hay que dejar claro que es diferente al masculino, el error que cometen muchos es compararlos. Los chicos son más fuertes y más rápidos y el fútbol femenino tiene otras virtudes», asegura. «El crecimiento de nuestro deporte está ahí. Aunque quede camino, no nos podemos quejar si nos comparamos con las anteriores generaciones», indica, convencida también de que toda la polémica que está rodeando a la selección «no ayuda en nada» al fútbol femenino español.

Centrada en el Huesca, en ese pretendido ascenso a la Segunda RFEF, Laura, con sus estudios de Fisioterapia en la mitad en su futuro laboral deseado, tiene muchos goles y muchos días para volver a la élite, esta vez con el Huesca, que para eso firmó un contrato de tres años, como una de las grandes apuestas del club oscense: «Quiero seguir marcando, ser la máxima goleadora en cada competición. Eso será bueno para mí y para acabar en Primera con el Huesca». Más claro no se puede tener. 

Compartir el artículo

stats