+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

dobles parejas

Carmen Esteban: «Queríamos devolver a la música lo que nos ha dado»

 

Carmen Esteban. - SERVICIO ESPECIAL / JORGE PÉREZ

Adriana Oliveros Adriana Oliveros
26/07/2019

Vive ‘Tocando el cielo’ desde Panticosa. Haciendo honor al festival que creó su fundación en el 2013 y que ha sobrepasado el meridiano de una edición de película. Su vida es la música. Es directora del Conservatorio Superior de Aragón.

–Vive usted ‘Tocando el cielo’ con una nueva edición del Festival de Panticosa, que lleva este nombre. ¿Cómo va esta edición?

–Comenzamos el día 20 y, como cada año nuestras ediciones son monográficas, decidimos dedicar esta al séptimo arte y hacer un homenaje a la música en el cine. Tenía todo el sentido porque es lo primero que uno siente en una película. Pruebe a poner Cinema Paradiso sin sonido: todo pierde parte de su ser.

–Llevan toda una semana entre ‘Gladiator’ y ‘El último mohicano’. ¿Ha habido algún concierto más especial?

–Para mí todos los conciertos tienen algo, desde uno que hemos dedicado en forma de especial a toda la película Iberia, de Carlos Saura, hasta nuestra cita de este domingo. Ahí estrenamos una producción propia con las grandes sagas de la música, que se llama De Haendel a Broadway, y que cuenta con los hijos de la ópera: Montserrat MartíCaballé, Cecilia Lavilla Verganzza y Plácido Domingo junior. Imagínate... Pero también tenemos música de compositores de la tierra como Juanjo Javierre y un momento muy especial, con Piazzola. ¿Quién no ha llorado escuchándolo a él?

–También reservan siempre un espacio para acercar la música a los niños...

–Efectivamente. En realidad, es para grandes y pequeños, para que todos disfruten a través de la actriz Itziar Miranda, que es una grandísima conductora, con El Carnaval de los animales, que es una obra que todos los niños se saben de pe a pa... Ella es increíble, y creo que tanto ella como Nacho Rubio solo se han perdido este festival dos años y porque estaban actuando en el Festival de Mérida.

–Ellos forman parte de una nómina impresionante de amigos del festival...

–Nosotros los llamamos nuestros embajadores porque, además, allá donde van, van hablando del festival y están implicados de alguna manera. Itziar Miranda y Nacho Rubio ya protagonizaron una de las producciones propias del festival, con Historia de un soldado, que era una maravilla, dirigigo por Amelia Ochandiano. Y junto a ellos, también está la propia Teresa Berganza o Antón García Abril, que vino el otro día para escuchar una interpretación de aquella pieza suya de El hombre y la tierra, que es parte de la historia de la tele.

–Han pasado siete años desde que nació este festival, que impulsó la fundación García Esteban.

–Nosotros pretendíamos hacer que quien escuchara esta música pudiera tocar el cielo, en un lugar donde se puede alcanzar. Somos músicos y docentes y queríamos devolver a la música todo lo que nos ha dado, porque es un lenguaje propio. Y hacerlo en espacios no habituales para encontrar nuevos públicos. Y creo que lo hemos hecho. Ayer conocí a una familia que se había trasladado desde Las Rozas al oír de nosotros. Creo que, como se dice en nuestra tierra, venir de propio es importante.

–Han obtenido el sello EFFE...

–Es un reconocimiento de los grandes festivales europeos a uno muy pequeño, como el nuestro, que crea vida cultural. Es muy importante para nosotros.