+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

¡A las vaquillas!

 

JOSE LUIS TrasobaresJOSE LUIS Trasobares 15/10/2004

Como un servidor no se está socializando gran cosa en estas fiestas, tampoco puedo asegurar si el alcalde de la ciudad, don Juan Alberto Belloch, alterna mucho o poco. De su presencia en los festejos he oído que llevó a la ofrenda un ramo muy chuchurrío y en cambio exhibía unas ojeras formidables (no paro yo de explicarles a los mal pensados que nuestro regidor es ojeroso por naturaleza, pero la gente... ¡es tan suspicaz y puñetera!).

Belloch es un alcalde peculiar, que nunca residió en esta ciudad hasta que vino a gobernarla y que ahora que la gobierna tampoco habita en ella porque para ahorrar se compró su actual vivienda en otro término municipal (circunstancia ésta que debería ilustrar por sí sola el problema planteado por el precio de los pisos y el incremento de ibis y tasas).

El caso es que, según opinan los analistas y alparceros en general, don Juan Alberto arrastra ciertas dificultades para adquirir popularidad y caer simpático a sus convecinos (que, como ya hemos dicho, no lo son en sentido estricto). Lo cual debiera movilizarle a él y a sus asesores, pues ya ganó las últimas elecciones municipales muy por los pelos, y en mi modesta opinión ni siquiera la Expo (caso de que se logre, como parece) y las mejoras que sin duda experimentará la ciudad de aquí al 2007 le garantizan al actual alcalde un nuevo y feliz mandato.

Pero... ¿cómo lograr que Belloch caiga simpático al pueblo soberano y se gane el afecto de las masas zaragozanas? Pues yo me atrevería a sugerir una presencia suya en las fiestas aún más intensa. Que baile en las verbenas, salte en la primera fila de los conciertos, recorra el ferial y sobre todo, sobre todo que se deje caer por el ruedo de la Misericordia alguna mañana de vaquillas. Con ojeras o sin ellas, si el señor alcalde se lo monta de torero y comparte carreras y achuchones (cornadas no, por supuesto) con la basquilla matinal, su popularidad y futuros éxitos están garantizados. ¡Anda que no!

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla