+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

un trabajador se electrocutó en el 2012

Absueltos los acusados de la muerte de un antenista

En el banquillo se sentaron ocho trabajadores de varias subcontratas

 

Los ocho procesados se sentaron ayer en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza. - CHUS MACRCHADOR

L. M. G.
31/01/2018

Hace seis años un trabajador de la empresa Cobra fallecía electrocutado mientras reparaba una avería en una línea eléctrica de Endesa de 15.000 voltios en Morata de Jalón (Zaragoza). Aunque la familia de la víctima no quiso pedir responsabilidades, la Fiscalía decidió procesar por estos hechos a ocho trabajadores de diferentes contratas y subcontratas, tras describir una maraña de empresas subcontratadas cuya falta de coordinación y previsión influyó en la muerte del trabajador. Hasta a tres años de prisión se enfrentaban los encausados, defendidos por los abogados Celia Gil Lagunas y Jesús García Huici, si bien ayer todos fueron absueltos en la misma sala de vistas donde fueron juzgados por un delito contra el derecho a los trabajadores y otro por homicidio imprudente. La titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza, María Pilar Lahoz, dictó sentencia in voce.

Lo realizó después que el representante del ministerio público tomara declaración a todos y cada uno de los empleados de las empresas implicadas (Vodafone, Endesa, Cobra y Eulen). Estos trabajadores aseguraron que las normas de riesgos laborales aplicadas en este caso era conocidas por la víctima. También resaltaron que todos los medios técnicos en esta materia estaban a disposición del fallecido.

No obstante quedó patente tras la declaración de Pascual P. P. (compañero de la víctima en el momento en el que perdió la vida ) y de Jesús M. H. (el trabajador que inyectó corriente a la línea eléctrica) que los protocolos no fueron respetados, quizá porque ambos pensaron que bastaba con que el otro adoptara las medidas de seguridad para que no existiera riesgo alguno. «Al no respetarse en ninguno de los dos puntos es cuando la energía discurrió por el tendido eléctrico y originó el trágico desenlace», señaló el fiscal Manuel Torralba, quien retiró la acusación por un delito contra el derecho a los trabajadores y solo mantuvo la petición de condena (una multa) para esos dos empleados por un delito de homicidio por imprudencia menos grave, cuya responsabilidad extinguió la jueza al no haber acusación particular.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.