+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRIMEN DE ODIO EN ZARAGOZA

El ADN revela que la navaja hallada no era de Víctor Laínez

Un hombre la encontró y se lo comunicó a la defensa de Rodrigo Lanza

 

Navaja hallada en la calle y que ha sido analizada. - SERVICIO ESPECIAL

L. M. G.
14/09/2018

El Laboratorio de Biología de la Brigada de Policía Científica de Barcelona ha concluido que no hay restos del ADN de Víctor Laínez en la navaja hallada por un zaragozano en las inmediaciones del bar El Tocadiscos donde se produjo este crimen de odio, ocurrido en diciembre del 2017. El procesado por esta brutal muerte, Rodrigo Lanza, y un amigo suyo fueron los introdujeron en sus declaraciones este detalle de cara a justificar que la agresión fue en defensa propia. El resto de testigos vieron arma blanca alguna.

El descubrimiento, siete meses después del asesinato, de este cuchillo sorprendió incluso a la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Aragón tanto por los tiempos como por las formas, ya que la persona que la encontró se lo comunicó al abogado del encausado, Endika Zulueta, antes que a los propios investigadores.

ARMA BLANCA/ Como adelantó este diario, Zulueta explicó al juzgado que instruye el caso que un hombre «encontró un arma blanca debajo de un coche estacionado en la calle Santo Dominguito de Val, esquina con San Vicente de Paúl, es decir, en las cercanías del lugar en el que sucedieron los hechos y de otro bar que está vinculado con el dueño de El Tocadiscos, y pocos días después de suceder los mismos». «La citada persona facilita imágenes del arma blanca que dice encontrada, la cual pareciera tener similares características a las señaladas en su declaración por el testigo de los hechos P. M. G. –amigo y acompañante de Lanza–», apuntó.

En el mismo escrito, el abogado defensor de Lanza añadió unas conversaciones de Facebook entre dos mujeres en las que se señalaría que «el dueño del bar prestó a Laínez un cuchillo para intimidar a los otros» y que «al parecer, no habían parado con los putos tirantes que sí llevaba».

La defensa de Lanza pidió que la magistrada encargada de la instrucción tomara declaración a estas dos personas, si bien fue denegada esta prueba. No obstante, la última palabra la tendrá la Audiencia Provincial de Zaragoza, ya que ha recurrido dicha decisión.

Tanto la Fiscalía Provincial, como acusación particular (ejercida por los abogados Juan Carlos Macarrón y Alexis Guajardo) y popular de Vox (llevada a cabo por David Arranz) se oponen a la admisión de tales pruebas, ya que solicitan que finalice la instrucción por haberse realizado efectivamente todas las indagaciones objetivamente necesarias para el esclarecimiento de los hechos, del delito y de su autoría.

Aunque los tirantes con la bandera de España que llevaba la víctima no están en la causa, porque pudieron ser destruidos en el hospital al no existir un protocolo de custodia de pruebas, la base de que este crimen se cometió por motivos de odio lo apuntaron hasta los amigos de Lanza. Estos reconocieron que el desencadenante de la agresión fue cuando le dijeron a Lanza que Laínez era de extrema derecha.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
2 Comentarios
02

Por Jonty 18:54 - 14.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Que sorpresa!!!

01

Por gargamel 16:23 - 14.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pero los violentos son los de derechas, recordad. O eso nos quieren hacer creer.