+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CAMBIO EN LAS SEMANAS DE VACACIONES

Un agosto que parece octubre

Los establecimientos que no cierran obtienen una facturación más alta que en años anteriores

 

Un agosto que parece octubre - EL PERIÓDICO

SUSANA PÉREZ MORLÁNS
20/08/2019

Es habitual que durante estos días exista mayor dificultad para encontrar un bar abierto para tomar un café o para comer, pero los que han decidido no cerrar por vacaciones, aseguran haber tenido un buen mes y estar viviendo unas semanas atípicas para lo que viene siendo costumbre en años anteriores.

El mes de agosto ha sorprendido este año a todos aquellos que no se han cogido vacaciones en la capital aragonesa y que han seguido trabajando sobre todo, en el sector servicios. Comercios cerrados hasta septiembre, persianas bajadas, facilidad para aparcar en el centro, mucho más espacio en el tranvía a horas punta y terrazas prácticamente vacías. Con esto es con lo que se suelen encontrar los zaragozanos que en los meses de agosto se quedan en la capital, pero este año, ha sido totalmente al contrario.

Buenos resultados

Muchos de los establecimientos son los que ven en este mes una oportunidad para cerrar e irse de vacaciones unas semanas e incluso para hacer alguna que otra reforma para mejorar el negocio de cara a la nueva temporada, aprovechando la escasa clientela que se prevé ya antes de empezar el mes más duro del verano.

Uno de los camareros del bar Ibiza en la avenida César Augusto, explicó que el pasado puente festivo había estado «muy bien» debido a que habían sido cuatro días en los que había habido «mucha gente de fuera» que habían permitido igualar la facturación de meses anteriores a pesar de que este siempre era el más complicado debido a que habitualmente dependen en gran parte de los colegios que tienen en las inmediaciones.

En el sector de la restauración, muchos locales situados en el barrio del Actur han decidido un año más cerrar por vacaciones durante este mes y, encontrar un sitio donde comer se convierte en una tarea hasta complicada donde se puede llegar a encontrar hasta cinco bares seguidos con el cartel de cerrado colgado en la puerta.

Sin embargo, el restaurante La Cava se ha aprovechado de esta situación en la que todos creen que agosto es un mal mes. El responsable del restaurante, Javier Moreno, aseguró que cuantos más restaurantes cierran, «el pastel se reparte entre menos» y para ellos agosto ha sido «un muy buen mes».

Muchos trabajadores no se han ido de vacaciones la primera semana sino que han aprovechado el puente del 15 de agosto para ya cogerlas con fuerza. Esto ha supuesto que la primera semana para los que han quedado abiertos haya sido «buena» pero la segunda haya ido «muchísimo mejor», contó Moreno.

Según explicó el responsable de La Cava, de lunes a jueves de octubre, hacen «la mitad» que una semana de agosto, donde se duplica la facturación. «El fin de semana en verano se nota que la gente se va al pueblo, a la playa o de fiestas, pero entre semana no damos abasto con la plantilla que estamos de normal».

La terraza de La Cava volvía a estar llena durante el día de ayer y aseguraron que a la hora de la comida estaban tres camareros pero hubieran necesitado estar «por lo menos cinco».

Otro de los servicios que ha notado una mejoría respecto al año anterior y que no consideran que agosto sea un mal mes en la capital aragonesa, son las panaderías, que no solo han mantenido a sus clientes sino que incluso alguna ha superado las ventas del año 2018.

Responsables de la panadería Tahona Goyesca César Augusto, aseguraron haber hecho las cuentas anteayer debido a la extrañeza que les supuso realizar tanta venta en pleno puente. «El 15 de agosto del año pasado tuvimos 555 clientes y este año hemos tenido 85 ventas más». Desde esta céntrica panadería explicaron que iban «mejor que otros años» y que esperaban que siguiera así.

Las rebajas han ayudado también a los grandes comercios que llevan ya casi dos meses con descuentos en sus productos. El Corte Inglés ha superado, en lo que llevan de mes, las ventas del año anterior y esperan que «continue el ascenso».