+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El agua, sustancia política

El Gobierno de Aragón anuncia una revisión del Pacto del Agua para adaptarlo a las demandas del siglo XXI y la realidad del cuatripartito, lo que va a animar el debate, hasta calentarlo, los próximos meses

 

Dos miembros de la coordinadora antipantanos, en los campos que anegaría Biscarrués. - ÁNGEL DE CASTRO

Antonio Ibáñez Antonio Ibáñez
08/02/2020

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha abierto la tajadera más controvertida de cuantas hay en la comunidad: la revisión del Pacto del Agua que se constituyó en 1992 para consensuar la planificación hidrológica en Aragón y que tras largos avatares, todavía vigentes, se actualizó en el 2006. Casi nada queda en pie del proyecto primigenio, que todavía preveía embalses ya descartados como Jánovas, Santaliestra o el de La Pimienta, y que indicaba que en 1999 estaría todo ejecutado. Más de 20 años y dos amenazas macrotrasvasistas después, ninguno de esos grandes embalses está ejecutado y algunos siguen causando controversia.

A pesar de que la actualización de este pacto era uno de los 132 puntos del acuerdo de gobernabilidad firmado por el PSOE, CHA, PAR y Podemos, el anuncio de Lambán cogió por sorpresa a algunos de los actores principales del debate. Especialmente fuera de juego ha quedado el PP, principal líder de la oposición, desconocedor de las intenciones del Ejecutivo y al que, una semana después del anuncio, todavía nadie le ha comunicado la intención de revisar el acuerdo. Algo que ha extrañado y sentado mal en la dirección del partido que preside Luis María Bemonte.

En cualquier caso, la redacción de ese punto era lo suficientemente genérica para no esperar la verdadera dimensión del anuncio del presidente: «Trabajar por la resolución de los conflictos del Agua en Aragón. Constitución e impulso de una mesa de diálogo en la comunidad autónoma de Aragón para un nuevo Acuerdo del Agua. Asegurando el desarrollo de las necesarias infraestructuras de nuestro territorio para el progreso de nuestro medio rural con el agua como recurso vertebrador, de generación de riqueza y oportunidades y de cohesión del territorio. Todo ello sin olvidar las restituciones justas a afectados por embalses ejecutados o no. De igual modo, se desarrollarán las conclusiones y recomendaciones para los usos del agua aprobados en la subcomisión de Agua y Cambio Climático del Congreso de los Diputados».

Bajo el anuncio de Lambán subyace uno de los verdaderos quistes del pacto del agua: el embalse de Biscarrués. Un gran pantano para regular el Gállego que se proyectó a gran capacidad, para quedar reducido finalmente a 35 hectómetros cúbicos y en un pacto ajeno al Pacto del Agua y al propio Gobierno de Luisa Fernanda Rudi, desconocedora del mismo, gestado en el 2013 por la ministra popular Isabel García Tejerina y el presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, acostumbrado a negociar directamente y reacio a pactos que sienten en la mesa a los regantes tradicionales con ecologistas y críticos con la planificación hidrológica tradicional. En ese acuerdo se gestionaron dos balsas complementarias llamadas Almudévar-Biscarrués, la segunda de ellas en el Supremo y con bastantes probabilidades de que la tumbe. Y además de lo que pueda dictaminar el Supremo, la ministra actual, Teresa Ribera, no es una entusiasta de los pantanos, como buena discípula de su compañera Cristina Narbona, quien bajo su mandato como ministra ralentizó la ejecución de las grandes obras hidráulicas por no ser partidaria de ellas.

La realidad es que Biscarrués a 35 hectómetros cúbicos ofrece escasas garantías de riego al sistema del Alto Aragón. Esa cantidad apenas cubriría la demanda de nuevos regadíos y a un coste muy elevado, tanto económico como ambiental. Más allá de los aprovechamientos hidroeléctricos que generaría, el auténtico objeto de deseo de este embalse, poco rendimiento tendría, y menos en un momento en el que se pretende incluir el cambio climático en cualquier obra hidráulica de gran capacidad.

En las últimas semanas ha habido algún contacto entre el Ministerio y el Gobierno de Aragón, incluso el secretario de Estado es conocedor de las intenciones de revisión del Pacto del Agua, que también compete a la Administración central. Todo apunta a que se desterrará Biscarrués, que seguiría el camino de Santaliestra en el otro gran sistema de riegos, el de Aragón y Cataluña, y recuperar dos proyectos de grandes balsas, Valdepatao y Valcuerna, que paradójicamente era la apuesta original de formaciones antipantanos como CHA y Podemos que hoy conviven en el Gobierno con el PSOE y el PAR, defensores en su día de las grandes obras hidráulicas. Esta semana, Joaquín Olona y Marta de Santos, antaño enfrentados por el agua y hoy compartiendo despachos, han rechazado ser entrevistados por este diario.

Mientras, el PP y Trillo han mostrado su oposición a la intención de Lambán y sus socios, lo que ha servido para que el PP vea una oportunidad política en el Alto Aragón y tratar de reestructurar su partido. Por este motivo, Beamonte ha estado prácticamente toda la semana en la provincia de Huesca, reunido con los grandes regantes, adaptando su discurso a sus demandas y acentuando su rechazo a la propuesta de Lambán. Porque el reto pendiente del PP una vez conquistadas las alcaldías de las grandes ciudades de la provincia, es recuperar pequeños municipios donde el PSOE tiene un granero electoral y cuya actividad económica depende, principalmente, del agua. El PSOE mientras, confía en que los regantes acaben aceptando la nueva mesa y dar una solución definitiva a un problema no resuelto desde Costa, hace 105 años. 

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

   
4 Comentarios
04

Por Turbomon 10:57 - 09.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece ser que tanto los amables lectores que han dejado antes que yo su comentario, como el señor Antonio Ibáñez, no saben en que consiste el proyecto de Biscarrues. En el primer caso se entiende, en el segundo me parece una frivolidad y una falta de profesionalidad. El embalse de Biscarrues no almacena 35 hectómetros. Sirve para derivar avenidas del río Gallego al embalse de Almudevar. Almudevas está en derivación, y se llena por un canal que tan apenas podría derivar nada en caso de avenidas. La forma de hacerlo es construir un azud en el río que sería Biscarrues. Lo explica en el proyecto, que usted no se ha leído. Por otra parte, señor periodista, no tiene aprovechamiento hidroeléctrico, como indica su DIA. DIA que por supuesto usted tampoco se ha leído. Ecológicamente es la mejor alternativa, aunque sea la más cara y es la única forma de luchar contra el cambio climático. Guardar cuando sobre y utilizar cuando falte. Fenómenos extremos. LOS CATALANTES SE TIENEN QUE ESTAR FROTANDO LAS MANOS. LES VAMOS A REGALAR UN RIO ARAGONES. VEREMOS PASAR EL AGUA, PERO VERTEBRARÁ EL TERRITORIO Y CREARÁ LA RIQUEZA EN CATALUÑA. Y LO TREMENDO ES QUE SOMOS LOS PROPIOS ARAGONESES LOS QUE LO VAMOS A REGALAR A CAMBIO DE NADA.

03

Por Turbomon 10:49 - 09.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece ser que tanto el amable lector que ha dejado antes que yo su comentario, como el señor Antonio Ibáñez, no saben en que consiste el proyecto de Biscarrues. En el primer caso se entiende. En el segundo me parece una frivolidad y una falta de profesionalidad. El embalse de Biscarrues no almacena 35 hectómetros. Sirve para derivar avenidas del río Gallego al embalse de Almudevar. Almudevar está en derivación, y se llena por un canal que tan apenas podría derivar nada en caso de avenidas. La forma de hacerlo es hacer un azud en el río que sería Biscarrues. Lo explica en el proyecto, que usted no se ha leído. Por otra parte, señor periodista, no tiene aprovechamiento hidroeléctrico, como indica su DIA. DIA que por supuesto usted tampoco se ha leído. Ecológicamente es la mejor alternativa, aunque sea la más cara y es la única forma de luchar contra el cambio climático. Guardar cuando sobre y utilizar cuando falte; prepararnos para fenómenos extremos. LOS CATALANTES SE TIENEN QUE ESTAR FROTANDO LAS MANOS. LES VAMOS A REGALAR UN RIO ARAGONES. VEREMOS PASAR EL AGUA, PERO VERTEBRARÁ EL TERRITORIO Y CREARÁ LA RIQUEZA EN CATALUÑA. LO TREMENDO ES QUE SOMOS LOS PROPIOS ARAGONESES LOS QUE SE LO DADO A CAMBIO DE NADA.

02

Por el escolano 9:19 - 09.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Derecha cazurra, fanatica y ahora empobrecida. En mercados abiertos y globales querre regar el desierto de Araon no tiene futuro

01

Por Rape 21:02 - 08.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo de Biscarrues es de traca. Como antes lo fue lo de Janovas o lo de Añisclo. Ocurrencias de enfanatizados que solo piensan en lo suyo y en lo de todos como si fuera suyo. Podrian pasar 50 años más y Trillo no movería su discurso ni una coma. La derecha cazurra aragonesa. Y lo de Yesa ya no es ni un problema de riegos y agua. Es cuestión de decencia democrática. Para llorar

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla