+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Proyectos empresariales en la comunidad

Aliaga atrae a una empresa que hará material de construcción con cenizas

Los desechos de la antigua térmica de carbón se convertirán en productos para el sector del ‘ladrillo’. La inversión está promovida por la familia García-Baquero y creará entre 40 y 60 puestos de trabajo

 

La antigua térmica de carbón de Aliaga, cerrada en 1982, cuyos residuos darán vida a la nueva actividad. - ÁNGEL DE CASTRO

JORGE HERAS PASTOR
22/05/2019

Nueva vida para las cenizas de las centrales térmicas de carbón. Es el singular proyecto empresarial que promueve en Aliaga el heredero de uno de los fundadores de la empresa quesera familiar García-Baquero, que quiere transformar los millones de toneladas de desechos contaminantes que dejó la antigua planta energética del municipio –cerrada en el año 1982– en unos novedosos e innovadores productos y materiales para el sector de la construcción. El proyecto industrial se prevé empezar a construir a finales de año o principios del que viene y generará entre 30 y 40 puestos de trabajo en una primera fase, una cifra que se espera incrementar hasta 60 empleos conforme se asiente la actividad en los próximos años.

La inversión asciende a 18,9 millones de euros y fue declarada ayer de interés autonómica por el Consejo de Gobierno del Ejecutivo aragonés, lo que permite reducir a la mitad los trámites administrativos. La planta está promovida por la empresa Adenium Ibérica, creada en el 2015 por la sociedad de inversión GB Balboa, que está en manos de una de las ramas de la conocida familia García-Baquero.

El proyecto se viene gestando desde hace tiempo. Hace unos diez años la compañía compró a Endesa la escombrera de la antigua térmica situada en esta localidad de la comarca Cuencas Mineras, compuesta por dos fincas anexas a la instalación donde se almacenan las cenizas volantes y escorias de carbón. Desde entonces, en colaboración con varios centros universitarios de España, los promotores han estado investigando cómo aprovechar esos residuos generados en la combustión del carbón hasta lograr dar con una solución que está a punto de ser patentada internacionalmente.

Así lo explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, que subrayó el trabajo «codo con codo» desarrollado con el Ayuntamiento de Aliaga para sacar adelante el proyecto, lo que evidencia que «no es cuestión de siglas, sino de un interés común».

La consejera no quiso dar más detalles sobre el negocio por razones de confidencialidad exigidas por el inversor, aunque desde la DGA destacaron que se tratará de productos pioneros que garantizarán las mismas prestaciones que los que hoy lideran el mercado, pero en este caso con un proyecto que encaja en el concepto de economía circular y sin contaminar ni en el proceso de fabricación ni en su uso posterior.

¿ANUNCIO ELECTORALISTA?

«La empresa quiere empezar cuanto antes», apuntó el alcalde de Aliaga, Sergio Uche (PAR), quien se mostró entusiasmado porque esta iniciativa esté más cerca de hacerse realidad «tras muchos años de negociación», aunque pidió también cautela a la espera de que la compañía presente la inversión y el producto innovador que lanzará al mercado.

Sobre el momento elegido para aprobar y anunciar la priorización de esta inversión, a cinco días de la cita con las urnas, Gastón dijo que «la opinión es libre, pero rechazó que sea algo electoralista y se aferró a la obligación del Ejecutivo autonómico de seguir trabajando para facilitar la instalación de empresas en todo Aragón y en una comarca minera como la de Aliaga, afectada por el proceso de descarbonización.