+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NO DOY CRÉDITO

La amenaza está ahí fuera

El sector exterior aragonés, que creció un 40% durante la última década y batirá un nuevo récord este año, teme los efectos del ‘brexit’, la competencia del este de Europa y Marruecos y, ahora, el coronavirus

 

Afectados. Las exportaciones a Asia, pendientes del coronavirus. - NURIA SOLER

Ricardo Barceló Ricardo Barceló
02/02/2020

La crisis sanitaria del coronavirus, sus efectos en China y la propagación al resto de países tienen en vilo a medio mundo. Pese a ello, Aragón todavía no ha acusado en exceso las consecuencias de una enfermedad que puede debilitar uno de los cimientos de la economía regional: las exportaciones. Es pronto para hacer vaticinios y es posible que finalmente todo quede en algo más que un susto, pero la actual coyuntura invita a reflexionar sobre el sector exterior en la comunidad, su peso en la actividad regional, el empleo que genera y el horizonte al que se enfrenta.

Las exportaciones tienen mucho que decir en la generación de riqueza en Aragón. Porque alrededor de un tercio del Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad procede de las ventas a terceros países. Poca broma. Y menos en un contexto en el que, al ya mencionado coronavirus, se añade la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), la desaceleración de la economía europea y la amenaza de las deslocalizaciones a países del este de Europa y el norte de África. Pero vayamos por partes.

La internacionalización de la economía aragonesa en los últimos años permitió salvar los muebles durante la crisis. Las ventas al exterior crecieron casi un 40% entre el 2008 y el 2018 (de los 8.500 millones a casi 12.000). La cifra quedará pulverizada este 2019 con un nuevo récord, pero eso no evitará mirar de reojo a China, que se ha colado con fuerza entre los principales receptores de mercancías de Aragón. Y en esta escalada tiene mucho que ver, además del sector textil por Inditex, el agroalimentario, un factor que también ha permitido revitalizar la actividad en el medio rural y crear empleo.

VECINOS DEL ESTE Y DEL SUR 

Las exportaciones de porcino y de productos agroalimentarios como el vino, entre otros, han situado al gigante asiático como uno de los grandes clientes de la comunidad. Y mientras, el Gobierno de Aragón se afana en profundizar en estas relaciones comerciales que podrían cristalizar en suculentos negocios en sectores como el automóvil (la DGA quiere captar inversiones para instalar, por ejemplo, una fábrica de baterías para vehículos eléctricos) o el comercio electrónico (con el desembarco de un gigante de la venta on line en la comunidad). Eso, claro, con el permiso del coronavirus, que ya comienza a trastocar más de una agenda en la propia Administración, pero también entre las empresas con intereses en China.

Otra de las amenazas --esta quizá más real-- a la que se enfrenta la economía de Aragón es la competencia industrial de países del este de Europa y del sur de África. La crisis de Schindler dejará una seria cicatriz en la industria regional, pues la firma ha estado entre las diez compañías que más facturan en la comunidad en la última década. Pero se va. Y lo hará para llevar la fabricación de piezas de ascensores a Eslovaquia.

Pero el riesgo de deslocalización no es exclusivo de los países del este, ya que Marruecos se afianza como uno de los grandes competidores. El grupo PSA ya tiene en Kénitra una planta de fabricación de vehículos que puede hacer sombra algún día a Figueruelas. Y esta misma semana, la dirección Trox, dedicada a la producción de componentes de ventilación industrial, comunicó a los más de 250 trabajadores de la factoría aragonesa que abrirá otro centro en Marruecos. Los directivos de la matriz alemana reclamaron a la plantilla de Zaragoza un «esfuerzo» para mejorar la rentabilidad del centro de la capital aragonesa y garantizar su futuro sostenible. Pues eso.

Y mientras todo esto sucede, Reino Unido se despide de la UE. Y eso, indefectiblemente, tendrá su efecto en el comercio exterior de Aragón durante los próximos meses y años. Aunque el mercado británico sigue perdiendo peso en la cuota de exportaciones de la comunidad, se trata del quinto destino por relevancia y concentra alrededor del 6% de las ventas de las empresas aragonesas, la mayoría vinculadas con el sector del automóvil y el eléctrico.

Quizá sea prematuro activar las alarmas en vísperas de batir un nuevo récord de exportaciones, pero Aragón debería reparar en la amenaza exterior y sus consecuencias en la economía. La Encuesta de Población Activa (EPA), publicada la semana pasada, ya lo advierte: Aragón perdió 5.000 empleos del sector industrial en el cuarto trimestre del año. Cuidado. 

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla