+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONCURSO PÚBLICO

La apuesta por las renovables será clave para el contrato nuevo del azud

 

D. L. G.
22/01/2015

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido que en el nuevo contrato para la gestión y el mantenimiento del azud del Ebro la apuesta por las energías renovables sean una mejora a puntuar para la adjudicación. En los pliegos, que se aprobarán en breve, se incluye la posibilidad de invertir en sistemas fotovoltaicos o de generación hidroeléctrica que permitan autoabastecer a la infraestructura para que la iluminación de la pasarela y de las riberas del río en el entorno puedan salir gratis. Espacio disponible hay, con la cubierta del puente, por ejemplo, para colocar paneles solares, y el rendimiento ofertado puede llegar a ser decisivo, incluso más que el precio ofertado por las empresas licitadoras.

Así lo explicó el responsable municipal de Medio Ambiente, Jerónimo Blasco, quien aseguró que ya hay "empresas interesadas", pese a que ni siquiera se ha convocado el concurso público.

Mientras, el edil socialista apuntó que la actual gestora, Aquagest, ya dispone de una turbina flotante con la que pretende hacer una prueba piloto para generar energía eléctrica aprovechando la corriente del río. En ella han invertido mucho dinero, ya se ha escogido el emplazamiento para colocarla y, dijo, "solo está pendiente de la autorización de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)" para proceder a su colocación.

Se trata de un proyecto experimental en un momento en el que las energías renovables son tan importantes para la adjudicación del próximo contrato, que se sacará a concurso este mismo año. Pero Blasco le restó importancia al destacar que esto no significa que vaya a tener más puntos en la valoración de ofertas por ello ni que le asegure a la ciudad que la empresa, en caso de no ganar la adjudicación, vaya a dejarla funcionando en el azud. Esta es de su propiedad y podrá llevársela cuando quiera. Y, lo más importante, su prueba no supone costes al consistorio.