+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA SITUACIÓN DE LOS TRABAJADORES POR CUENTA PROPIA

Aragón ya cumple con los plazos de pago a los trabajadores autónomos

ATA y UPTA afirman que el problema se ha trasladado ahora a las grandes empresas. El Ejecutivo tarda 31 días en pagar frente a los 110 de hace casi cuatro años

 

Un trabajador autónomo acude a su furgoneta para buscar herramientas. - EL PERIÓDICO

R. BARCELÓ
11/08/2019

Aragón está a punto de cumplir con el plazo establecido por Hacienda (30 días) para saldar sus deudas con los autónomos. El último informe de la Asociación de Trabajadores de Aragón (ATA) revela que el Ejecutivo autonómico tarda 31 días en pagar, lo que la sitúa en octavo lugar, con cuatro días por debajo de la media nacional. La mejora económica ha permitido aliviar la situación de los trabajadores por cuenta propia de la comunidad, que hace apenas cuatro años tardaban en cobrar casi 110 días, es decir, casi cuatro meses.

El desfase llegó a tal extremo que en el 2015, el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, amenazó con retener parte de las fondos que el Ejecutivo aragonés del PP, encabezado por Luisa Fernanda Rudi, destinaba a saldar las deudas con estos trabajadores. De hecho, Aragón era entonces la comunidad más morosa con este colectivo y en febrero del 2015, la DGA tenía pendientes de pago 487 millones.

Hoy, los índices de morosidad han mejorado notablemente, tanto en la administración autonómica como en el resto (diputaciones y ayuntamientos) de la comunidad. Así, por ejemplo, el consistorio de Zaragoza tarda 23 días en abonar las facturas a los autónomos, los mismos que el de Huesca, mientras que el de Teruel necesita 17 días para satisfacer sus compromisos con este colectivo.

Estas cifras se sitúan muy alejadas de los 542 días de Jaén o los 320 de Jérez de la Frontera, que se han convertido en los municipios más morosos. En el lado opuesto, Zamora, con 9, y Roquetas de Mar y Lugo, con 11, son los que antes pagan.

Las diputaciones provinciales también cumplen, ya que las de Zaragoza y Huesca tardan 16 días y la de Teruel tan solo ocho, según el estudio elaborado por ATA. Las diputación de Cuenca, con 7 días, y la de Valencia, con 53, son la cara y la cruz en lo que respecta al pago a autónomos por parte de estas instituciones.

Sin embargo, la recuperación de la economía y el adiós a los años de crisis han dejado otros problemas para los empresarios individuales que todavía hoy están sin solucionar. Uno de ellos es el que se refiere a la subcontratación, que ha provocado que algunas empresas demoren el pago de sus facturas. «Sí, las administraciones pagan a las empresas, pero estas no lo hacen en tiempo y forma a las subcontratas detrás de las cuales están, en muchos casos, autónomos», el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) de Aragón, que incide en un sector por encima del resto: la construcción.

En esta misma línea se pronuncia la presidenta de ATA en la comunidad, Mayte Mazuelas, que advierte de que la morosidad se ha trasladado ahora a las grandes empresas. «Estamos desquiciados y amargados porque, aunque no nos paguen nosotros sí que afrontar nuestras obligaciones fiscales», denuncia Mazuelas. La situación es de «impotencia», porque «si denunciamos puede que al día siguiente nos quedemos sin trabajo», asegura. Por este motivo, pidió que se habilite un buzón anónimo, así como que se aplique un régimen sancionador para las empresas incumplidoras. La presidenta de ATA también sugiere que cuando se retrase el pago se establezcan unos intereses y se abonen por el perjuicio que les causa.

Para Bajén el problema se concentra en la construcción, sector en el que trabajan unos 20.000 empresarios individuales aragoneses. «Tenemos que buscar soluciones pronto porque si no hay autónomos que se tendrán que ver abocados a cobrar en negro», lo que supone entrar en una «competencia desleal». El secretario general de UPTA reclama llevar a cabo un control integral, por ejemplo, en las obras de rehabilitación de viviendas. «Hay trabajadores por cuenta propia que no pueden aguantar más», recalcan desde ATA.