+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA GUARDIA CIVIL INVESTIGA EL CASO

Atracan una sucursal de Torres de Berrellén disfrazados de técnicos

Consiguieron huir tras asaltar la sede de Bantierra en esta localidad zaragozana. Los dos individuos esgrimieron un arma de fuego para intimidar

 

Una patrulla de la Guardia Civil. - EL PERIÓDICO

L. M. G.
25/01/2019

La Guardia Civil investiga el atraco ocurrido ayer en la oficina bancaria que tiene Bantierra en la localidad zaragozana de Torres de Berrellén, situada en la comarca de la Ribera Alta. Iban armados con una pistola de la que se desconoce si era real o simulada. Nadie resultó herido.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 13.30 horas, una hora antes de que cerrara al público la entidad financiera situada en la calle Mayor de este municipio. Según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, dos individuos disfrazados de personal de mantenimiento del ayuntamiento de la localidad entraron a la entidad sin crear alarma.

Fue en el momento en el que se acercaron a uno de los trabajadores, según estas mismas fuentes, cuando esgrimieron un arma de fuego para conseguir, gracias a dicha intimidación, que el empleado le entregara el dinero de la caja. La rapidez con la que actuó hizo que el botín no fuera muy elevado, unos 5.000 euros. Tras ello, abandonaron el lugar, sin haberse practicado, por el momento, ninguna detención. Agentes del instituto armado intervinieron las grabaciones de las cámaras de seguridad que van a analizar de cara a dar con los responsables de este robo con intimidación.

El último atraco a un banco en la comunidad autónoma tuvo lugar en octubre del 2018 cuando un hombre empleó un arma de fuego para conseguir un botín de unos 6.000 euros. Fue en una oficina de Ibercaja en la localidad turolense de Beceite, en la comarca del Matarraña. El ladrón llegó hasta el banco en bicicleta y huyó en ella campo a través. Una vez en el interior de la sucursal, se acercó a una empleada a la que amenazó para conseguir el dinero. Llevaba gafas de sol y un sombrero.

Este tipo de delitos no suelen ser habituales. Atrás quedaron cifras como los 17 bancos atracados al día del año 1984. El aumento de la seguridad (pulsadores que alerten a una central de alarmas, cajas fuertes blindadas y con sistema de apertura automática retardada y cámaras acorazadas) están disuadiendo a los delincuentes que veían en las entidades financieras el lugar perfecto para conseguir grandes cantidades de dinero en un corto espacio de tiempo.